Ecuador. Martes 25 de Julio de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Estados Unidos desclasificó filmaciones secretas de sus ensayos nucleares

“Es increíble cuánta energía se libera”, dijo Gregg Spriggs, experto del Laboratorio Nacional Lawrence Livermore (LLNL) y principal responsable del trabajo  “Esperamos que nunca más tengamos que usar un arma nuclear. Creo que si capturamos la historia de esto y mostramos cuál es la fuerza de estas armas y cuánta devastación pueden causar, entonces tal vez la gente se resista a usarlas”.


Publicidad

Según detalla Europa Press en un despacho, Estados Unidos realizó 210 ensayos nucleares atmosféricos entre 1945 y 1962, con múltiples cámaras capturando cada evento en torno a 2.400 fotogramas por segundo.
Pero en las décadas transcurridas desde entonces, cerca de 10.000 de estas películas estaban inactivas, repartidas por todo el país en bóvedas de alta seguridad.

No sólo estaban acumulando polvo, sino que el material de la película se estaba descomponiendo lentamente, haciendo que los datos que contenían pudieran perderse para siempre.

Durante los últimos cinco años, el físico de armas Greg Spriggs y un equipo de expertos en cine, archivistas y desarrolladores de software han estado ocupados en cazar, escanear, volver a analizar y desclasificar estas películas en descomposición.

Los objetivos son preservar el contenido de las películas antes de que se pierdan para siempre y proporcionar mejores datos a los científicos de la era posterior a las pruebas, según un comunicado del LLNL.

Hasta la fecha, el equipo ha localizado alrededor de 6.500 de las 10.000 películas producidas durante las pruebas atmosféricas. Alrededor de 4.200 películas han sido escaneadas, de 400 a 500 han sido reanalizadas y alrededor de 750 han sido desclasificadas. Un conjunto inicial de estas pruebas de películas desclasificadas conducidas por el LLNL se ha publicado esta semana en una lista de reproducción en YouTube.

En total son 64 asombrosos videos. “Se puede oler el vinagre cuando se abren las latas, que es uno de los subproductos del proceso de descomposición de estas películas”, dice Spriggs. “Sabemos que estas películas están a punto de descomponerse hasta el punto en que se convertirán en inútiles.

Los datos que estamos recopilando ahora deben ser conservados en forma digital, porque no importa lo bien que se traten las películas, no importa cómo se conserven o almacenen, se descompondrán, están hechas de material orgánico, y el material orgánico se descompone, así que esto es todo, llegamos a este proyecto justo a tiempo para guardar los datos”.

Spriggs estima que se necesitarán otros dos años para escanear el resto de las películas, y más tiempo para completar el análisis y la desclasificación.