Ecuador. martes 12 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

La música inunda el metro de Río de Janeiro

Una fusión de ritmos de todo el mundo inunda estos días las estaciones del metro de Río de Janeiro y ameniza los trayectos de los viajeros cariocas gracias al Red Bull Sounderground, una iniciativa que reúne a músicos callejeros de diferentes nacionalidades en las principales paradas de la ciudad.


Publicidad

El III Festival Internacional de Músicos de Metro acerca a esta ciudad brasileña una costumbre arraigada en grandes metrópolis como Nueva York, París, Londres, Seúl, Barcelona y Montreal, con la intención de adoptar y desarrollar esta cultura en el país sudamericano, dijeron hoy sus organizadores.

Con más de 600.000 pasajeros al día, el metro de Río es desde el pasado martes y hasta el próximo sábado el mayor escenario musical del mundo, con un público mucho más numeroso que cualquier otro concierto jamás celebrado.

Los “buskers”, artistas callejeros que viven de su talento, brindan una experiencia novedosa y gratificante a los habitantes de Río, donde la música en el metro no es una actividad habitual.

La calle otorga a estos intérpretes una libertad creativa sin parangón y la ausencia de una autoridad que oriente su trabajo les permite no sucumbir al yugo de la censura, por lo que el público recibe un arte mucho más auténtico.

Con una programación que abarca desde la música rock hasta sonidos africanos, sin olvidar el tango y el folclore ruso, el festival ofrece a los viajeros una alternativa muy atractiva a los espectáculos tradicionales.

Esta mezcla de estilos e instrumentos inusitados confiere una relevancia todavía mayor al evento, que redunda en innovaciones rítmicas y culturas completamente distintas a las que la audiencia está acostumbrada.

Bruce Springsteen, Rod Stewart, Bon Jovi, Bob Dylan, Led Zeppelin… Todos ellos empezaron sus carreras profesionales como “buskers” y ahora son figuras consagradas del panorama musical internacional.

Anatol, un acordeonista moldavo residente en Barcelona, es uno de los artistas que este año ameniza con su arte a los pasajeros de Río de Janeiro que viajan diariamente en metro.

Este joven músico europeo ya participó en la edición pasada del festival, que tuvo lugar en Sao Paulo, y repite participación este año con la capital fluminense como telón de fondo.

Profesor de acordeón, maestro en la escuela e intérprete callejero, Anatol no abandona el transporte público como escenario de sus conciertos y continúa tocando allí para “no perder la relación con el metro”.

“Tocar aquí es otra manera de hacer música. Además, es bueno para exponer tu trabajo. Mucha gente no sabe dónde encontrarte y este es un escaparate de lo que haces, es una forma de publicitar tu trabajo”, explica.

Con respecto a la recepción de esta iniciativa por parte de los cariocas, el acordeonista comenta que “la música es alegría, una diversión” y afirma que estos pequeños conciertos suponen un aliciente más para emplear el metro.

A la actuación del artista moldavo acudió Marina, una jubilada de Río de Janeiro que recorre durante estos 5 días las estaciones del metro de la ciudad para asistir a las interpretaciones de los 12 grupos que participan en el festival.

“Es un regalo. Es una oportunidad incomparable de escuchar buena música y de conocer otras culturas”, asegura la anciana antes de emprender su viaje hacia otra parada y otro espectáculo. EFE

Astro Venga

Astro Venga

Akil Dasan

Akil Dasan

Duo Entre Rios

Duo Entre Rios