Ecuador. sábado 16 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

El arrorró, una antigua canción de cuna bereber que llegó a España y América

Bebe durmiendo. Foto de www.bfz.biz

Santa Cruz de Tenerife (España), 7 abr (EFE).- El arrorró es una antiquísima canción de cuna de los bereberes, que llaman “arrau” o “arrew” a los niños pequeños, y que se introdujo hace milenios en Canarias a través de los guanches, llegó a la península con los árabes y, finalmente, se incorporó al folclore doméstico de América.


Publicidad

El arrorró traspasó las fronteras continentales africanas y se introdujo inicialmente en el archipiélago español de Canarias (Atlántico) para pasar luego a la Península Ibérica con el numeroso contingente bereber (amazigh) que la invadió, en el siglo VIII, explicó a Efe el investigador Francisco García-Talavera.

García-Talavera considera que, dado que esta invasión tenía un componente bereber, es incorrecto denominarla la “conquista árabe”, y señala también que el “arrorró” dio el salto desde Canarias al nuevo mundo y se incorporó al folclore doméstico de muchos países americanos.

Entre éstos figura México, en donde se canta a los niños pequeños: “Arrorró mi niño, arrorró mi sol, arrorró pedazo de mi corazón. Este niño lindo ya quiere dormir, háganle la cama de rosa y jazmín. Esta leche linda que le traigo aquí, es para este niño que se va a dormir. Arrorró mi niño, arrorró …”.

El investigador, que fue director del Museo de Ciencias Naturales de Tenerife, señala que en la mayoría de los dialectos bereberes a los niños pequeños se les denomina “arrau, arrew” o, como apuntaba el fallecido abogado y político Antonio Cubillo, sería “arru para luego transformarse en el arrurru repetitivo”.

Eso sucedió al añadirle el ur (no, en amazigh) y el rur (llorar, en bereber), con lo cual la palabra arrorró sería en realidad una frase que significa “niño, no llores”.

Otros autores berberólogos, como J. Lanfry, asocian aruru con el verbo sruru, acunar, dormir al niño o niña, meciéndolo, cantándole y “dándole pequeños golpes en la espalda con la palma de la mano”, precisa García-Talavera. EFE