Ecuador. Lunes 22 de Mayo de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Nuevo estudio podría llevar a una mayor comprensión de la esquizofrenia

Esta imagen distribuida por Heather de Rivera y captada con un microscopio fluorescente muetra las proteínas C4, verdes, localizadas en la sinapsis de un cultivo de neuronas humanas. En una investigación publicada el miércoles 27 de enero de 2016, científicos que buscan las raíces biológicas de la esquizofrenia se han centrado en un factor potencial: un proceso cerebral normal que es acelerado. El hallazgo podría algún día guiar a la manera de tratar o incluso prevenir la enfermedad. (Heather de Rivera/McCarroll Lab/Harvard via AP)

NUEVA YORK (AP) — Científicos que buscan las raíces de la esquizofrenia se han centrado en un factor potencial: un proceso cerebral normal que es acelerado. Los hallazgos podrían llevar algún día a una manera para tratar e incluso prevenir la enfermedad.

El resultado — logrado por un análisis de genética y autopsia en tejido cerebral y ratones de laboratorio — será “un factor que altere la percepción” en términos de entender la esquizofrenia y ofrecer rutas para su tratamiento y posible prevención, dijo Bruce Cuthbert, subdirector del Instituto Nacional de Salud Mental, quien ayudó a financiar la investigación.

Un experto no relacionado con la investigación dijo que la conclusión del estudio aún no ha sido comprobada, pero es posible.

Casi el 1% de la población general tendrá esquizofrenia en algún momento de su vida. Podrían escuchar voces o alucinar, hablar de ideas extrañas y creer que otras personas les leen la mente o conspiran en su contra.

Nadie conoce las causas del desorden, así que el nuevo resultado ofrece un posible vistazo a sus orígenes. El trabajo es reportado en un artículo publicado el miércoles por la revista Nature.

El hallazgo podría pertenecer a “una fracción importante de los casos, tal vez incluso a la mayoría”, dijo el autor principal, Steven McCarroll, de la Facultad de Medicina de Harvard y el Instituto Broad de Cambridge, Massachusetts.

El resultado vincula el riesgo de esquizofrenia con un problema en el proceso normal que ocurre en la adolescencia y la juventud, cuando generalmente se presentan los síntomas de la enfermedad. Dicho rango de edad es cuando el cerebro reduce el número de sitios especializados de células neuronales, donde las células se mandan señales unas a otras en un proceso llamado sinapsis. El nuevo artículo insinúa sobre una conexión a la esquizofrenia cuando este proceso se sale de control, borrando demasiadas sinapsis.

“Es como tener un jardinero que iba a podar los arbustos y repentinamente se vuelve hiperactivo”, comentó Cuthbert. “Uno termina con arbustos demasiado podados”.

El resultado no significa que el exceso de poda provoque la esquizofrenia. Podría promover la enfermedad en combinación con otros factores en el cerebro, apuntó McCarroll.

El trabajo comenzó como una investigación científica. Análisis previos del ADN humano indican más de 100 lugares que influyen en el riesgo de contraer esquizofrenia, pero las explicaciones biológicas detalladas de dichas influencias son muy escasas. El nuevo trabajo identificó un gen riesgoso y reveló evidencia para el concepto del exceso de poda. (I)

Por MALCOLM RITTER, Associated Press