Ecuador. Sábado 3 de diciembre de 2016
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

En distintos idiomas, los humanos usan sonidos iguales para las mismas ideas

Los humanos tienden a usar los mismos sonidos para expresar iguales ideas y objetos, independientemente del idioma que empleen, según un nuevo estudio publicado hoy por la revista Proceedings of the National Academy of Sciences.

Publicidad

Según los investigadores de la Universidad Cornell, de Nueva York, los resultados de este estudio, que ha tenido en cuenta casi dos tercios de las lenguas del mundo, “rompen un concepto fundamental de la lingüística: la idea centenaria de que el vínculo entre el sonido de la palabra y su significado es arbitrario”.

En los últimos 20 años, algunos lingüistas ya habían encontrado ejemplos de palabras con sonidos parecidos en diversos idiomas, de acuerdo con el estudio, pero nunca una muestra representativa de la magnitud que presentó la investigación de la Universidad Cornell.

“Hay algo que, al parecer, conduce a los humanos a estos modelos. No sabemos lo que es, pero sabemos que está ahí”, apuntó el neurólogo danés Morten Christiansen, director del Laboratorio de Neurociencia Cognitiva de Cornell.

Según Christiansen, esta coincidencia en diferentes idiomas puede tener su razón en el proceso de aprendizaje de una lengua, “es algo que tiene que ver con la mente humana o su cerebro, en su forma de interactuar”.

“Quizás ayuda a los niños a aprender el lenguaje”, especuló el neurólogo.

El estudio reveló que las palabras más propensas a usar los mismos sonidos son pronombres, partes del cuerpo, verbos que describen movimiento o objetos de la naturaleza.

La palabra “lengua” (de la boca), por ejemplo, suele incluir la letra “l”, mientras que “rojo” o “redondo” la “r”.

Los hallazgos del estudio no se cumplen para la totalidad de los casos, como pasa con la palabra arena, que en idiomas distintos al español suele incluir la letra “s” (“sand” en inglés, “sable” en francés o “sorra” en catalán).

Para su estudio, Christiansen lideró un equipo de lingüistas de Argentina, Alemania, Holanda y Suiza que analizaron palabras básicas del vocabulario del 62 % de los 6.000 idiomas del mundo. EFE (I)

Publicidad