Ecuador. miércoles 22 de noviembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Los neoyorquinos salen a la calle para defender el valor de la ciencia

Marcha por la Ciencia en Nueva York. Una niña, junto a una pancarta que recuerda que no hay otro planeta, por ahora, en el que vivir.

Miles de personas participaron hoy en Nueva York en una marcha para destacar el valor de la ciencia y criticar las políticas medioambientales de la Administración de Donald Trump.


Publicidad

La manifestación, parecida a la que se realizó en otras ciudades de Estados Unidos, comenzó en una avenida del lado oeste de Central Park y discurrió hasta Times Square, en medio de la discreta vigilancia de fuerzas policiales.

Los participantes en la marcha, la mayoría de ellos portando carteles individuales y en muchos casos pancartas colectivas, corearon lemas como “La ciencia hace Estados Unidos grande de nuevo”.

Ese lema hacía alusión al que utilizó Trump durante su campaña, “Hagamos a Estados Unidos grande de nuevo”, y suele adaptarse en las marchas que se han venido realizando en Nueva York desde el relevo en la Casa Blanca, el 20 de enero pasado.

Las políticas medioambientales de Trump distan mucho de las que defendió su predecesor, Barack Obama (2009-2017), e inclusive ha criticado el Acuerdo de París sobre cambio climático, firmado el 12 de diciembre de 2015.

Uno de los participantes, disfrazado de Trump, se plantó en uno de los sitios de la marcha con un palo de golf haciendo que golpeaba a la Tierra como pelota.

Una de las pancartas vistas durante la marcha de hoy en Nueva York decía, por ejemplo, “Hagamos a Estados Unidos que piense de nuevo”.

Otras cartulinas individuales decían cosas como “El hielo no tiene una agenda, solamente se derrite”, aludiendo al cambio climático; “La verdad importa”, y “Nada de Twitter hasta que no hagas tu tarea de ciencia”, también en referencia al frecuente tuiteo de Trump.

Otra, más sencilla, simplemente decía: “2+2=4”. EFE