Nuevo tráiler que se ha llamado “Fate of your planet”. Superman es rápido, grita y debe salvar a todos. ¿Hay que decir algo más? Sí, ¿será que le dirán Superman en la película?

http://www.youtube.com/watch?v=NlOF03DUoW

Hace varios días les presenté una primera reseña de Europa Report y lo bueno es que la semana pasada apareció el primer tráiler de esta película de ciencia-ficción que dirige Sebastián Cordero, con guión de Philip Gelatt. Play al tráiler de este filme que tiene en su elenco a Sharlto Copley, Anamaria Marinca, Michael Nyqvist, Christian Camargo y Daniel Wu. Y claro, todo se ve bien, muy bien, ¿no?

Ahora, un tráiler con la escena que todos querían ver: Jean Grey aparece junto a Logan y nos marca el tono perfecto de lo que será esta aventura dirigida por James Mangold, en la que Hugh Jackman regresa como Wolverine y se aventura en Japón. Como debe ser, para que olvidemos lo que fue esa locura llamada X-Men Origins: Wolverine. Play al tráiler y disfruten lo que está por venir (claro, hablo de la sorpresa al final del tráiler).

He tardado mucho en escribir sobre esta película de Rob Zombie. Suele pasar que no sabes cómo aproximarte a ciertos filmes que más que verlos debes reconstruirlas en tu cabeza como un ejercicio de vanidad de espectador. Y no hablo de verlos una y otra vez, sino de tener la sensibilidad suficiente para entablar el diálogo. Lords of Salem, de Rob Zombie, me estaba ganando la partida. Había algo que no me cerraba, por más que entendía que lo que Zombie estaba haciendo era alejarse de su forma de hacer películas. Ya no se trata del terror directo, sobre tu cara. Ahora había que evidenciar algo más. Definir al horror como aquello que se construye desde el uso de imágenes que se conectan con cierta discreción.

Lords of Salem es el intento de Rob Zombie por acercarse a David Lynch.

Y eso lo entendí definitivamente gracias a un texto de Nacho Vigalondo sobre esta película, que pueden leer haciendo clic acá.

Cuando eso se convirtió en certeza, todo lo que fue una patada en la cara, por parte de Zombie, se convierte en revelación. ¿Por qué Rob Zombie decide hacer una película de terror que le deba mucho a Lynch y en la que el camino de los sueños es el único posible? Porque estamos dormidos. El horror en este mundo de anestesias se revela como el efecto inmediato del susto, y Zombie se aleja, por primera vez de esto, y se enfunda en una historia ritualista en la que un grupo de brujas del Salem (que culturalmente conocemos como pueblo que en media locura mató a decenas de personas, acusándolas de hacer pactos con el diablo) regresan a cobrar su venganza. Pero no es una en la habrá sangre, onda las anteriores películas de Zombie. Esta vez se trata de devolverle algo de sentido a un mundo que ya no siente nada, o siente poco. Las brujas, en este relato, juegan a darle sentido al mundo que protagoniza Heidi Hawthorne (otro guiño, sin duda), interpretada por la mujer y musa de Zombie, Sheri Moon Zombie; un mundo en el que solo hay vestigios de excesos y en el que la burla se convierte en mecanismo de resistencia, en escudo. ¿Qué hacer ante el cinismo contemporáneo? Zombie propone al ritual.

Por eso, Lords of Salem es una película lenta; en la que todo sucede en pos de una postura en la que el terror puede ser vehículo de otras ideas. Y esa posición significa enfrentarnos como espectadores a algo más. A algo que va a caer en el gran final que adquiere sentido cuando en los créditos escuchamos el desenlace. De acuerdo a Vigalondo, las relaciones que hay entre Lords of Salem y Twin Peaks: Fire, walk with me son muchas y tiene razón. Pero en un sentido estético, Zombie se acerca más a Lost Highway para lograr su cometido.

Zombie no asusta esta vez. Descoloca y eso, después de algunos tragos, no es para nada malo.

Lords of Salem
Dir: Rob Zombie
Guión: Rob Zombie
Elenco: Sheri Moon Zombie, Bruce Davison, Jeff Daniel Phillips, Ken Foree, Patricia Quinn, Dee Wallace, María Conchita Alonso
Entertainment One, Automatik Entertainment, Haunted Films, IM Global, Blumhouse Productions, Anchor Bay Films
2012

Con la “excusa” de la presencia de una delegación de cineastas ecuatorianos en el Festival de Cannes, Variety publicó el viernes pasado una nota que muestra el estado del cine local, bajo el efectista título: “Dramatic Growth Brings New Day for Ecuadorian Cinema” (Crecimiento dramático trae un nuevo día al cine ecuatoriano). Say no more.

Fuera del título, la nota es interesante y tiene a muchos de los nombres que se mueven en el ambiente nacional para generar lo que se quiere generar: más películas y más gente que las pueda ver. Entre ellos: Jorge Luis Serrano (actualmente viceministro de Cultura), Iván Mora Manzano, Tania Hermida, Juan Carlos Donoso. Además, es capaz de exponer a la producción local en contraste con las producciones grandes de Estados Unidos (Hollywood a la cabeza), especialmente en el tema presupuestos… que vistos desde afuera son discretos (la pregunta de cómo son esos presupuestos desde acá adentro deberíamos discutirla más). Y nos coloca en perspectiva de cómo la tecnología ha permitido que se hagan películas y en qué punto estamos para que los canales de televisión financien nuevas películas.

Para leer la nota, hagan clic acá.

Y en este link pueden ver cómo se ha movido el cine latinoamericano en el Festival de Cannes, en una nota del diario El País.

imágenes tomadas de Variety y de El Comercio

Sí, la promoción avanza como si se tratara de la cosa más grande que jamás se hubiera hecho y que muchos quieren ver. Acá tenemos tres vídeos de producción que sirven para explicarnos la densidad de los poderes de Superman, así como su uso y lo que significa. Russell Crowe, Diane Lane, Kevin Costner, Zack Snyder y Henry Cavill, entre otros, son parte de estos vídeos que vienen con todo y auspicios. Sí, de eso se trata, de vender hasta el agua que toma en Hombre de Acero.

Vean los vídeos.

Lars Von Trier importa, no su película. Él es su película, no existe nada sin él. Así, con esa construcción marketera que se aleja de la idea del autor y se mueve bajo el teleobjetivo del Dios, los productores de Nymphomaiac, su nuevo filme que será estrenado en navidad, lo colocan en parte importante de la primera foto del elenco de la película, como si de una pintura se tratara. Von Trier no es Velásquez, aunque quieras creer lo contrario.

En la foto se ve a todos los actores, entre ellos Jamie Bell, Uma Thurman, Willem Dafoe, Charlotte Gainsbourg, Connie Nielsen, Udo Kier, Shia Lebaouf, entre otros. Identifique al personaje y sienta que es culto.

Once años pasaron para que Roman Coppola se pusiera a trabajar en la dirección de una película. Luego de la interesante y por momentos mágica CQ, Coppola (el hijo del medio de Francis Ford y hermano de Sofia), Roman retoma la idea de controlar un filme con la absolutamente fallida A glimpse inside the mind of Charles Swan III. ¿Por qué fallida? Por todo. Porque el tono de fantasía y absurdo que supiera imprimir su excuñado, Spike Jonze (con quien trabajó varias veces) se diluye en él; porque esa sensación de comedia extraña, que lleva la firma de Wes Anderson (con quien ha colaborado en los guiones de The darjeeling limited y Moonrise Kingdom), no consigue despegar cuando está solo. Roman Coppola se rodea de gente que sabe, pero eso no significa que él sepa cómo llevar sus ideas adelante.

El filme se centra en Charles Swan (interpretado por un mediocre Charlie Sheen, incapaz de darle algo a ese personaje que nos permita ponernos en su lugar y sentir su desazón) y en todo lo que significa para él romper con la novia que tanto quiso. Swan es mujeriego y es un diseñador reconocido, en medio de un contexto que temporalmente pueden ser unos años ochenta pero bien contemporáneos. Es como si ahora viviéramos hace 30 años y debemos aceptarlo, como todo lo que pasa en el filme. Es más, su problema central es que toda la profundidad posible en sus personajes es discursiva, está en lo que se dice, en lo que se muestra, pero no en lo que ellos evidencian. Es como si reducir toda la capacidad interpretativa de los personajes pudiera justificarse con enunciados. En esta película, Coppola no sugiere, nos dice las cosas y debemos aceptarlas así. Error de principiante.

Así, en medio de vueltas de tuerca que buscan mostrar esa mente extrema del personaje principal, como una fantasía gondryana venida a menos, A glimpse inside the mind of Charles Swan III busca maravillar en ese rubro, pero no sabemos cuando estamos ahí. Roman Coppola no es capaz de definir los momentos de sus personajes y cuando lo consigue, lo aplaudimos como un logro, pero en realidad lo que hemos visto es lo obvio. Coppola cuenta todo en el mismo registro, lo que hace que la fantasía se pierda.

No todo está mal en la película, desde luego. Y eso que va bien tiene dos nombres: Bill Murray y Jason Schwartzman (este último primo de Coppola). Funcionan porque saben hacer lo suyo, saben ser extremos (Murray recupera esa genialidad del pasado con movimientos y acciones tan desproporcionadas que casi estamos frente al tipo que nos hizo reír en Caddyshack). Schwartzman hace de Kirby Star, una estrella musical que es el mejor amigo del protagonista, que con ingenio da los mejores momentos de la película (atención a la parte en que canta la canción de la pizza).

Pero eso es todo. Roman Coppola (que se llama así como homenaje a Roman Polanski) hace todo mal en este película (con una fotografía que nos hace agarrar de los pelos) y queda claro que ser uno de los dueños de American Zoetrope, por ser el hijo de su padre, te permite hacer películas tan autocomplacientes que ese último plano, que lo muestra a él como el director, vestido de blanco, es de tan mal gusto que hay alivio cuando termina la película.

A Glimpse Inside the mind of Charles Swan III
Dir: Roman Coppola
Guión: Roman Coppola
Elenco: Charlie Sheen, Katheryn Winnick, Bill Murray, Jason Schwartzman, Patricia Arquette
American Zoetrope, The Directors Bureau, A24, FilmBuff
2012

Sí, una nueva versión del clásico héroe de Troma, pero a gran escala y para toda la familia. Regresa el Toxic Avenger, pero quizás menos feo y más agradable para los más pequeños y los bolsillos de los productores. Más allá de llevar el sello de Akiva Golsdman (guionista que se llevó un Oscar por A beautiful mind) y de que se ha contratado a Steve Pink para escribir el guión y dirigir la nueva versión (para los que no saben, Pink fue el que creó la Hot Tub Time Machine). Ahora, la noticia mayor es que el gran (por lo viejo) Arnold Schwarzenegger será parte de esta nueva aventura, pero no como el Toxic Avenger, desde luego. Él será un “exterminador”, un exagente especial que ayudará al personaje central, Melvin, a convertirse en el “Toxic Avenger”.

La película original, dirigida para Troma Entertainment por Michael Herz y Lloyd Kaufman, apareció en 1984 y fue un fracaso para la crítica y la taquilla. Pero en eso que se llama “culto”, generó algo que se ha visto otras veces, lo que terminó por dar tres secuelas más, un dibujo animado y un musical de Broadway. Sí, hay que revivir el pasado.

¿Cómo lo ven?

Ya hace unos meses se presentó el teaser tráiler, pero ahora nos llegan las primeras imágenes de casi 2 minutos de lo que es la secuela de esa antología de terror que se llamó V/H/S. Esta segunda parte tiene mejor pinta que la anterior (pese a que no fue tan mala), y eso porque estamos ante directores un poco más “renombrados” que en la primera parte. Así que play al tráiler de la película que está dirigida por Gareth Evans (que hizo The Raid), Eduardo Sanchez (que codirigió T;he Blair Witch Project) y Jason Eisener (responsable de Hobo with a shotgun),entre otros.

Terror a la vista, en julio.

Publicidad

Publicidad