Ecuador. sábado 16 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

La pintura de Elmyr de Hory, una reflexión sobre el valor de la obra de arte

Madrid, 6 feb (EFE).- ¿Qué es lo que determina el valor de una obra de arte?. Partiendo de esta pregunta y de otras formuladas en torno a la identidad, la exposición “Elmyr de Hory. Proyecto Fake” indaga en los conceptos de verdad y ficción a través de la obra del artista considerado el mayor falsificador del mundo.


Publicidad

En una reflexión sobre la realidad y la falsedad en el mundo de la creación artística, el madrileño Círculo de Bellas Artes muestra una selección de obras de Elmyr de Hory, del que se dice pintó más de mil cuadros, algunos de los cuales colgó en museos y colecciones de todo el mundo con las firmas de los artistas más destacados.

Junto a una veintiuna de obras tituladas “A la manera de…” Picasso, Modigliani, Monet, Matisse, Renoir, Derain o Van Dongen, entre otros, se exhiben pinturas creadas por el propio artista húngaro, quien presumía de que muchas de sus obras seguían colgadas en museos e instituciones de renombre internacional.

La intención de Hory era confeccionar una lista con estas obras pero “o nunca existió realmente esa lista o no le dio tiempo a hacerla, ya que, para evadirse de la justicia, simuló su propio suicidio, pero falleció por un error de cálculo”, recordó la comisaria de la exposición, Dolores Durán.

Elmyr de Hory (Budapest,1906-Ibiza, 1976) no se consideró nunca un falsificador, sino “una víctima de las costumbres y las leyes del mundo del arte. Para él, lo que era un fraude era el mercado”, declaró la comisaria.

Durán ha advertido que en esta exposición ha querido por un lado mostrar al artista falsificador, y por otro “plantear una reflexión sobre la esencia del arte, sobre qué es lo que se valora en el arte”.

Para ello, ha partido del libro “¡Fraude!. La historia de Elmyr de Hory, el pintor más discutido de nuestro tiempo”, biografía que escribió Clifford Irving, también célebre falsificador y amigo del artista, que intentó engañar al mundo al escribir una falsa autobiografía de Howard Hughes.

Esto hace pensar a la comisaria sobre “¿cuánto hay de verdad en la que escribió (la biografía) sobre Hory?”.

Otra de las líneas utilizadas es el documental “F for Fake”, que Orson Welles dedicó a ambos estafadores y en el que el cineasta plantea una reflexión sobre la realidad y la falsedad en el mundo de la creación artística. Además, se interroga sobre qué es realmente el arte y quién tiene el poder de decidir qué es artístico y qué no.

En su investigación, Dolores Durán ha utilizado fuentes documentales, testimonios de personas que le conocieron y sus propias declaraciones, “aunque contaba las cosas de una manera y al día siguiente lo hacía de otra diferente”, por lo que “partimos de un mundo de ficción”.

La comisaria recordó algunos de los engaños de Elmyr de Hory, quien vendió a una amiga un cuadro como si fuera un Picasso, “y ésta más tarde se lo vendió a un museo por el triple”, e hizo referencia a un cuadro que estuvo quince años colgado en un museo como si fuera de Matisse.

El mayor falsificador del mundo “logró su objetivo: que sus obras fueran reconocidas”, señaló la comisaria ya que existen falsificaciones de sus propias falsificaciones.

Como complemento de la exposición, organizada en colaboración con la Subdirección General de Promoción de las Bellas Artes, se proyecta el documental “Historias como cuerpos, cristales como cielos”, en el que su directora Ana Useros se centra en la identidad y el disfraz, “lo que somos y lo que dicen que somos”.

Useros partió de la idea de identidad como frontera, como algo que impide cruzar esas fronteras y vivir mejor, construyendo así un relato “sobre identidades que constriñen y de las que te puedes escapar con el disfraz, aunque esto genera mucha soledad”.

Frente a ello, la directora propone alternativas que giran en torno a “la política de lo común y la disolución del concepto de autoría. El documental no es una obra de arte, es una obra de crítica”, consideró. EFE

mtf/ram

Sitio web imagen: circulobellasartes.com; 25.media.tumblr.com