Ecuador. sábado 16 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Pintar como Pilar Colás es como “rezar danzando”

Guayaquil.- La exposición de la artista Pilar Colás se inauguró el 19 de febrero en la galería de arte de Patricia Meier, ubicado en la planta baja del Samborondon Business Center, local LB4.


Publicidad

Pilar estudió Bellas Artes en Florencia y Barcelona. En Helsinki estudió Producción de Arte”. “También he hecho un poco de restauración”, dice, “lo cuál te da un control de distintos materiales y su reacción entre ellos”.

Ha participado en exposiciones colectivas en Ecuador, Suecia, Italia, Finlandia, República Dominicana y España.  Las muestras individuales han sido en Guayaquil, Barcelona y Helsinki.

Para el artista guayaquileño Xavier Blum, quien realizó la presentación de la exposición:  “Cuando asistimos a una muestra quienes quedamos expuestos a los efectos de las obras somos los espectadores, dependiendo de nuestra sensibilidad y actitud la posibilidad de ser permeados por ellos”.

“La pintura gestual está directamente emparentada con el acto humano de escribir, ninguno tenemos la misma caligrafía; pero no es lo mismo mover la muñeca que enfrentarse a un lienzo de gran formato con todo nuestro cuerpo, podríamos hasta aludir al pánico escénico y al síndrome de la hoja en blanco. Requiere del despojo de entrabes físicos y mentales.”, continúa Blum. “En todo caso pintar así, como Pilar Colás está relacionado con antiguas tradiciones meditativas y con los que rezan danzando”.

Respecto a cómo se inició el arte, Pilar responde que:  “no sabría si fue primero la pintura con sus texturas y veladuras, o el dibujo con su línea y nudos. Cada técnica tiene su proceso, requiere distintos espacios y herramientas. La utilización de ambas en el mismo soporte le da una dimensión distinta a la obra. Hace 7 años aproximadamente empecé a experimentar con dibujos en formato grande y hace 2 años un poco de instalación o “dibujo” con alambres y residuos de pintura”.

 “¿Cómo sabes cuando un cuadro está terminado?”.

 “Es muy delicada esa línea, cuando sabes que tienes que detenerte o matas la obra”.

Pilar ha vuelto a vivir en Ecuador después de muchos años,  “¿cómo o ha sido volver después de tanto tiempo fuera?”

 “Creo que cualquier cambio que hagamos es nutritivo, salir de tu “zona segura” es básico, ser una hormiga más y aprender hasta que no estemos aquí. Aunque los códigos de comunicación cambian de una cultura a otra, el estar dentro o fuera del país es muy relativo… También te puede pasar sin tener que irte muy lejos, estar fuera de tu círculo, de tu casa, de tu ciudad ya te cambiará para siempre la perspectiva. Lo que no se mueve se pudre…. pensaba cuando me preguntaban y ahora te vas y luego vienes y no te decides por quedarte en un solo sitio… Venía frecuentemente quizás por tiempos cortos, pero no me aferré a ningún otro lugar en concreto”.

¿A quién admiras en el arte, quien ha sido tu inspiración?
“Decirte que me impactó mucho por ejemplo la obra de Tapies mientras estudiaba sería muy limitado. Creo que hay una infinidad de creadores no reconocidos que inspiran cada día con su arte hecho con autenticidad y entrega total”, afirma Pilar, “la importancia del arte para mi es que se convierta en una necesidad cotidiana, tanto para el creador como para el receptor, una herramienta para la apertura de la conciencia colectiva”.
mrjc/Fotos LaRepublica.ec