Ecuador. lunes 18 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Obras de arte en muros para convertir Quito en galería urbana

Quito, 13 abr (EFE).- Un centenar de artistas buscan convertir a la capital ecuatoriana en una gigantesca galería de arte al plasmar sus obras en muros, paredes de edificios y puentes en un nuevo paso del Ayuntamiento de Quito por democratizar la cultura.


Publicidad

Se trata del primer circuito de la Galería de Arte Urbano de Quito (GAU), un proyecto que busca llevar el arte al público general que al caminar por las calles y avenidas podrá apreciar las obras que estarán cargadas con mensajes medioambientales.

Según la concejala de Quito, María Sol Corral, el arte “siempre ha sido categorizado como algo absolutamente elitista”, algo que pretenden combatir con el proyecto en el que incluso está involucrada una obra del maestro ecuatoriano Oswaldo Guayasamín.

Uno de sus hijos prepara junto con otros artistas de la escuela del maestro un mural de 32 metros cuadrados a partir de la obra “Quito” de Guayasamín, que colocarán posteriormente en la entrada del túnel que lleva el nombre del afamado artista.

Otros artistas han trasladado sus talleres a aceras para pintar muros en medio del ruido y del pasar de los vehículo.

Es el caso de los artistas que trabajan en un mural de 500 metros cuadrados al norte de Quito para representar en él la obra “Vienen a dar alegría”, del artista ecuatoriano Gonzalo Endara, fallecido hace más de una década y famoso por los pequeños tejados de sus obras.

Sobre los 447 metros cuadrados de la pared de un edificio en el sur de Quito, el artista Nelson Román representa la obra “Sinfonía de Vida” que regala a la vista un espectáculo protagonizado por mariposas.

La Alcaldía sostiene que Quito ha sido desde siempre cuna de grandes artistas y que con este proyecto se coloca en el acceso democrático del espacio público, obras legendarias de la plástica ecuatoriana.

Por ello, en su afán por construir una sociedad “más democrática e igual” con acceso de la gran mayoría al arte, el Municipio proporciona los materiales a los artistas y les da facilidades para el desarrollo de sus trabajo, indicó Corral a Efe al asegurar que ellos “no han cobrado un centavo por su obra”.

“El arte debe ser para todos, debe inspirarnos a todos a ser mejores personas, a tener una mayor autoestima. Eso es lo que consigue una regeneración urbana, una intervención del arte y el artista que hace que una pared muerta se convierte en una pared viva”, añadió.

“Debemos ampliar la mirada del mundo hacia nosotros”, indicó Corral al comentar que en total serán 3.800 los metros cuadrados que albergarán las obras de arte, pero se intervendrán más pues se decorarán en sus alrededores plazas, jardines y aceras.

La concejala considera poco probable que haya actos de vandalismo contra la obras y presume que más bien contribuirán a acrecentar el aprecio de sus habitantes por Quito, cuyo centro histórico es considerado Patrimonio Cultural de la Humanidad por la Unesco.

Corral asegura que el Municipio quiere crear una “ciudad de las artes” que combine el patrimonio natural y el cultural.

La idea, apuntó, es integrarse a la red mundial de arte urbano en la que están Berlín, Barcelona, Madrid, Filadelfia, Santiago de Chile, México y Miami, entre otros.

“Queremos ser parte de ese turismo especializado y parte de esa construcción no de cemento sino de identidad, arte, de color, de alegría de ser una ciudad más humana”, indicó.

El Municipio prevé que los ocho murales, en el que se incluye uno dedicado exclusivamente al grafiti, estén terminados el próximo 30 de abril.

“No podemos construir sólo calles puentes, metros, aeropuertos, tenemos que construir cultura, identidad, tenemos que dejar reflejada la parte más humana del ser en alguna parte y no sólo dentro de galerías y museos sino fuera para que todos nos podemos deleitar”, comentó.

Los ocho murales se suman a otros proyectos del Municipio para democratizar al arte como la elaboración y exhibición de inmensos colibríes que han recorrido el país con un mensaje cultural, patrimonial y de protección del medio ambiente. EFE

sm/mcm