Ecuador. martes 12 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Cortázar y Bioy Casares dialogan en la gran pantalla

Adolfo Bioy Casares

Buenos Aires, 7 sep (EFE).- Julio Cortázar y Adolfo Bioy Casares, cuyos centenarios se cumplen este año, “dialogan” en la gran pantalla en un ciclo de cine que comenzó este fin de semana en Buenos Aires con películas inspiradas en relatos de estos dos grandes maestros de la literatura argentina.


Publicidad

Con “diálogo de centenarios: Bioy Casares-Cortázar”, el Museo del Cine de la capital argentina homenajea durante el mes de septiembre a dos autores que mantuvieron una relación “de mutua admiración y afecto” y “que trabajaron de una manera muy vinculada al cine”, explicó a Efe el comisario del ciclo, Pablo De Vita.

El tributo a Bioy Casares, quien cumpliría cien años el próximo 15 de septiembre, arranca hoy con “Invasión”, de Hugo Santiago, una película en la que el escritor participó como guionista junto a Jorge Luis Borges y el mismo director.

“Bioy tuvo una cercanía muy directa. Participaba desde un lugar muy entusiasta con los realizadores que se involucraron con sus libros y textos”, señaló De Vita.

El aclamado escritor asistió en 1997, dos años antes de su muerte, al estreno de “El sueño de los héroes”, de Sergio Renán, que se proyectará el próximo día 20.

“La relación de Cortázar con el cine es menos conocida, pero cuando fue maestro de escuela en Chivilcoy colaboró con el guión de una película que se filmó allí y se considera perdida”, reveló el investigador del Museo del Cine.

Según De Vita, el autor de “Rayuela” mantuvo “un vínculo de amistad y de trabajo” con Manuel Antín, el primer director en llevar sus cuentos al cine, en la década de los 60, y de la que fue seleccionada para esta ocasión “La cifra impar”, basada en “Cartas de mamá”.

Las películas inspiradas en textos de Cortázar se alternan en el ciclo con las de Bioy Casares, unidos así en un diálogo que invita al espectador a descubrir paralelismos y diferencias entre estos dos grandes escritores.

“Ambos tenían en común una mirada muy local y a la vez muy universal. Son artistas de terruño, se les ve una pertenencia y una cercanía con ciertas coordenadas de Buenos Aires, con costumbres muy propias de ser porteño, que son claves para entender la literatura de los dos”, apuntó De Vita.

“A la vez tienen una mirada muy universalista. Bioy era un hombre de una extremada cultura; Cortázar también, era casi un extranjero de nosotros mismos, pero a pesar del tiempo en que vivió fuera de Argentina nunca perdió el vínculo con su identidad”, agregó.

Esa estrecha relación con Buenos Aires es muy evidente en “Diario para un cuento”, relato de Cortázar con una fuerte carga autobiográfica que narra, a través de una escritura epistolar, la historia de un hombre que se debate entre dos mundos -Buenos Aires y Europa; su novia oficial de clase alta y la prostituta de la que se enamora- sin pertenecer a ninguno, exiliado interior y exteriormente.

“Jana Boková realizó una extraordinaria labor” al llevar “Diario para un cuento” al cine, destaca el comisario del ciclo, que se enmarca en la programación anual del museo, dependiente del Gobierno porteño.

Los cinéfilos podrán disfrutar también de una rareza, “En memoria de Paulina”, la ópera prima de Alejandro Areal Vélez, basada en el texto homónimo de Bioy Casares, que nunca se estrenó comercialmente.

“También exhibiremos “El perseguidor”, que es una película clave de la que fue muy difícil obtener una copia, porque los negativos se han perdido”, dijo De Vita sobre la película del pianista, compositor y cineasta argentino Osias Wilenski, radicado en Barcelona.

A su juicio, el principal reto de llevar a la gran pantalla la obra de los dos geniales escritores argentinos es respetar “el contacto con lo mágico que los dos tienen” y “filmar cinematográficamente atmósferas muy literarias”.

Entre la primera película rodada por Antín y la última -“Dormir al sol, de Alejandro Chomski, en 2012- dista medio siglo, pero De Vita confía en que los jóvenes directores agregarán en el futuro nuevas interpretaciones para seguir celebrando “el genio creativo de estos dos grandes exponentes de la literatura argentina”. EFE