Ecuador. lunes 18 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Picasso, Gris, Braque y Léger: rivalidad y sintonía en una exposición del Met

Metropolitan Museum of Art de Nueva York. Foto de Información MTA.

Nueva York, 19 oct (EFE).- El Metropolitan Museum of Art de Nueva York (Met) inaugura mañana la exposición “Cubismo”, que reúne la mayor colección de los máximos exponentes de este estilo, con obras de Pablo Picasso, Juan Gris, Georges Braque y Fernand Léger.


Publicidad

La muestra está compuesta por las 81 obras que adquirió en los últimos 40 años el empresario neoyorquino Leonard A. Lauder, presidente emérito del grupo de cosméticos Estée Lauder y coleccionista de arte.

Lauder donó al Met la mayor parte de los cuadros en abril de 2013, pero la exposición también exhibe algunas obras inéditas como algunos “papiers collé” del pintor madrileño Juan Gris o una selección de una de las más famosas series de Léger, sus “Contrastes de formas”.

Si bien las obras expuestas tal vez no son las más conocidas de los autores, la selección destaca por la sintonía de las pinturas, que narran, tal y como destacó el mismo Lauder en una rueda de prensa en el museo, cómo el cubismo fue el estilo que representa “la entrada oficial al siglo XX”.

Una de las historias más interesantes que relata la exposición es la aparente rivalidad entre Braque y Picasso, cuyas obras, colindantes en los muros del Met, podrían incluso ser confundidas por el espectador por su semejanza.

El mismo pintor malagueño enfatizó esta situación en 1909, recuerda la exposición.

“Casi cada noche, o yo iba al estudio de Braque o él venía al mío. Cada uno de nosotros tenía que ver lo que el otro había hecho durante el día. Criticábamos el trabajo del otro. Un lienzo no estaba acabado hasta que los dos sentíamos que así era”, dijo Picasso.

Ambos artistas, además, juegan constantemente con los mensajes ocultos dentro de los lienzos, algo que Lauder definió como una de las características más interesantes del arte cubista, donde “cada pintura tiene una clave y hay algo que entender”.

Esto sucede, por ejemplo, en “Cabeza de hombre con bigote” (1913), dónde Picasso dibuja con tinta negra un retrato de un hombre sobre la base de un papel de periódico, cuyas letras son ilegibles por el espectador al estar dispuestas en el sentido contrario de la lectura.

La alteración del periódico permite al pintor valerse de la silueta de las letras “BB” al revés para formar el efecto ilusorio de las orejas del hombre dibujado, creando un ocurrente juego con el interlocutor.

Lo mismo hace Braque, deliciosamente, en “Botellas, vasos y periódicos” (1913), donde el francés se divierte con un collage en el que deja intuir la palabra “jeu” (en francés, juego), palabra que es una constante en los anagramas cubistas y una seña de identidad de la jovialidad de este estilo.

De Juan Gris destaca, entre otras, el cuadro que dedicó a Francis Picabia, “Casas en París, Place Ravignan” (1911-1912), que pone de manifiesto el estilo propio cubista de Gris, con sus composiciones delineadas y sus patrones atestados de ritmo visual.

Quizás fue la condición económica del artista lo que le llevó a pintar el reverso de esta misma obra con un retrato de la mujer del crítico de arte Maurice Raynal, un amigo suyo, algo que sorprende al visitante. Lo mismo hace Léger en “Casas bajo los árboles”, donde en el reverso de un paisaje dibuja una silueta femenina.

Según el coleccionista, el criterio para escoger las obras que se podrán visitar en el Met hasta el próximo 16 de febrero, fue que fuesen lo suficientemente icónicas para que, algún día, pudiesen estar en la exposición permanente de una sala de arte.

“Tenía la oportunidad para crear una colección que valiese la pena para un museo. Y ahora, con esta exposición, queremos hacer que el Met y que la ciudad de Nueva York sean el centro del universo”, sentenció Lauder. EFE