Ecuador. lunes 11 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Muamba sigue su milagrosa recuperación y ya camina en el hospital

El entrenador del Bolton, Owen Coyle, confirmó hoy que Fabrice Muamba, quien el pasado día 17 sufrió un paro cardíaco en un partido de Copa de Inglaterra, sigue su milagrosa recuperación y ya camina en el hospital.


Publicidad

Cuestionado sobre la situación del joven centrocampista, que mañana cumple 24 años, Coyle aseguró que Muamba “camina un poco en los pasillos del hospital, pero aún sigue en la unidad de cuidados intensivos”.

“Ya camina, va dando pasos y habla con esa gran sonrisa en la cara que tanto nos gusta a todos. Está mejorando”, indicó el técnico escocés.

“Nuestro presidente, Phil Gartside, estuvo visitándole ayer junto al médico de club, Jonathan Tobin, y el capellán del equipo, Phil Mason, estará hoy en el hospital para seguir mostrándole apoyo”, añadió Coyle.

El técnico, que ayer fue nombrado entrenador del mes de marzo de la Premier League, aseguró también que “un par de jugadores se han estado intercambiando mensajes con Muamba” y que “es genial ver que sigue con su mejoría”.

“Todavía falta un largo camino para su completa recuperación, pero su mejoría ha sido impresionante y ojalá siga así”, indicó el escocés.

Muamba, que se encuentra en la unidad de cuidados intensivos del Chest Hospital de Londres, cayó desplomado sobre el césped en el minuto 41 de la primera parte del encuentro de Copa frente al Tottenham y permaneció 78 minutos clínicamente muerto, según narró el médico del Bolton, Jonathan Tobin.

Tras varios días en estado crítico, el centrocampista mostró una mejoría considerable, comenzó a respirar sin asistencia mecánica y empezó a hablar con su familia y sus compañeros de equipo.

La pasada semana, el joven jugador inglés agradeció todo el apoyo recibido con la publicación de una fotografía en su cuenta de la red social Twitter en la que se veía a un Muamba sonriente tumbado sobre la cama del hospital