Ecuador. viernes 20 de octubre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Inglaterra y Francia juegan amistoso en señal de solidaridad

Foto de archivo. Los jugadores de Inglaterra y Francia se abrazan antes de un partido amistoso el martes, 17 de noviembre de 2015, en Londres. (AP Photo/Matt Dunham)

LONDRES (AP) — Unidos en señal de resistencia y respeto, jugadores y aficionados de las selecciones de Francia e Inglaterra dieron una exhibición de solidaridad en un partido amistoso en el estadio Wembley cuatro días después de los ataques terroristas en París.


Publicidad

En una emotiva ceremonia antes del partido, seguidores de ambos países entonaron el himno francés, antes que los planteles salieran juntos al centro de la cancha para un minuto de silencio, guardado con absoluto respeto en honor de las 129 personas que murieron en los atentados del viernes.

En las redes sociales abundaron los elogios a la forma en que transcurrió el momento solemne. El arco del estadio Wembley fue iluminado de azul, blanco y rojo —los colores de la bandera francesa— mientras que el lema francés de “Liberté, Egatlié, Fraternité” fue proyectado en la fachada del recinto.

Inglaterra ganó 2-0, pero en pocas ocasiones ha importado tan poco el resultado de un partido, sobre todo uno entre dos selecciones de tanto protagonismo en el fútbol mundial. El ambiente fue sobrio de principio a fin.

“Esta noche la solidaridad era más importante que el fútbol”, destacó el hincha inglés Robert Williams, quien llevaba una boina y sostenía una bandera de Francia antes de la patada inicial. “Se trata de recordar a la gente que ha perdido su vida en circunstancias tan trágicas”.

El príncipe Guillermo, quien ayudó a colocar una ofrenda floral junto a la cancha, figuró entre los 71.223 espectadores en Wembley, lo mismo que el primer ministro británico David Cameron. Se reforzó la presencia policial y se aplicaron medidas adicionales de seguridad, incluida la revisión obligatoria de bolsos y mochilas.

Un helicóptero sobrevoló el inmueble y varios agentes armados realizaron patrullajes. En tanto, los seguidores de Inglaterra y Francia se entremezclaron pacíficamente en las inmediaciones de Wembley, durante una noche de humedad y viento en Londres.

No hubo muestras perceptibles de temor entre los asistentes, quienes parecieron decididos a enviar un mensaje de unidad tras los ataques en la capital francesa.

“Aquí nos hemos sentido tan bienvenidos como en nuestra casa”, dijo a The Associated Press Sebastien Correia, operador de trenes procedente de la ciudad de Calais, en el norte de Francia. Correia asistió al partido con nueve amigos.

Los jugadores franceses disputaban otro partido amistoso contra Alemania el viernes por la noche, cuando sobrevinieron los atentados en varios lugares de París, incluidas las inmediaciones del Stade de France. Los integrantes de las dos selecciones pasaron la noche en el estadio, mientras los asesinatos proseguían en otras zonas de la capital francesa.

El primo del mediocampista francés Lassana Diarra murió, y la hermana del delantero Antoine Griezmann escapó de la sala de conciertos Bataclan, donde 89 personas fueron asesinadas. Diarra y Griezmann figuraron entre los 23 jugadores que hicieron el viaje a Londres, y ambos ingresaron a la cancha en el segundo tiempo, en medio de aplausos.

Diarra agachó la cabeza durante el minuto de silencio. Varios jugadores franceses lucieron conmovidos, en lo que fue el primer evento público protagonizado por deportistas del país desde las atrocidades del viernes.

Dele Alli y Wayne Rooney anotaron los goles de la selección inglesa. Rooney amplió su récord, al llegar a 51 tantos con la camiseta de su país.

Pero la atención no estuvo en el partido ni en el resultado entre dos potencias del fútbol europeo, sino en lo que representaba esta ocasión.

“El deporte estuvo en segundo plano esta noche”, dijo Correia. (D).