Ecuador. domingo 24 de septiembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Sin bandera rusa, Klishina disfruta primer podio mundialista

La rusa Darya Klishina (izquierda) posa con su medalla de plata, junto a las estadounidenses Brittney Reese (centro) y Tianna Bartoletta, quienes conquistaron respectivamente el oro y el bronce en el salto largo del Mundial de Atletismo, el viernes 11 de agosto de 2017 en Londres (AP Foto/Frank Augstein)

LONDRES (AP) — Darya Klishina describió su medalla de plata en el salto de longitud del Mundial de atletismo como “el resultado más importante” de su carrera.


Publicidad

Algo faltó: la saltadora rusa de 26 años no lució la bandera nacional al recibir su presea el viernes. Klishina es parte del contingente de 19 rusos que recibieron la autorización de la IAAF para competir el Mundial con bandera neutra por los escándalos de dopaje que han manchado a los estamentos deportivos de su país.

Los 19 compiten tras cumplir con los criterios de elegibilidad establecidos por la Junta de Revisión de Dopaje de la Federación Internacional de Atletismo. Pero no pueden desplegar bandera, cantar el himno o vestir el uniforme del país.

Klishina festejó su medalla con la gente que le ha acompañado durante su odisea, gente como el entrenador estadounidense Loren Seagrave.

“Se encaramó sobre la barrera y me dijo”, no tengo bandera, pero tengo un entrenador”, dijo Seagrave.

Hace un año, Klishina quedó novena en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro como la solitaria representante del atletismo ruso en esa justa, luego que el resto del equipo fue vedado.

Klishina recibió su aval porque sus controles antidopaje se hicieron en Estados Unidos, donde se ha establecido, en lugar de Rusia.

Pero ir a Río le causó penurias. Varias voces en su país natal le tacharon de traidora por ir a los Juegos mientras los demás quedaron fuera. Al llegar a Brasil, su participación se vio sacudida por una apelación de último momento sobre su caso. No fue hasta la noche previa que supo que iba a competir.

El viernes, en el Estadio Olímpico de Londres, obtuvo la plata con un salto de 7 metros, a dos centímetros de la campeona Brittney Reese. La estadounidense de 30 años, que no ganaba un título importante desde 2013, se consagró por cuarta vez en un Mundial.

“Llevaba seis años sin saltar siete metros”, dijo Klishina. “Quería conseguir ese resultado en los Juegos Olímpicos, pero no se pudo con toda la situación que me rodeaba. Este fue el momento ideal, en un Mundial, para dar esa clase de salto”.

“Es una primera medalla en un Mundial, y es mi resultado más importante”, añadió. “He disfrutado este campeonato, sin estar nerviosa por primera vez en mi vida. Al fin pude enfocarme en conseguir el resultado”.

La final de salto largo deparó también un inusitado incidente. Cuando parecía que la serbia Ivana Spanovic parecía conseguir en su último intento la marca que le pondría en el podio, incluso para el oro, le dieron una distancia más corta. ¿Por qué? Se explicó que la identificación en su dorsal se desprendió primero sobre la arena y eso le quitó centímetros, terminando en el sexto puesto.

Fue otra jornada de sorpresas, y la que se produjo en los 3.000 metros con obstáculos para mujeres pudo haber sido la más inesperada de todas.

En una prueba en que las fondistas de Kenia arrasan, Estados Unidos hizo un 1-2, con Emma Coburn a la cabeza. Su compatriota Courtney Frerichs se llevó la plata y la keniana Hyvin Jepkemoi, la defensora del título, obtuvo el bronce.

Coburn se fue al frente tras el último salto en el pozo de agua, con 150 metros por delante. Aceleró el paso y cruzó la meta con una plusmarca para los mundiales, de 9 minutos y 2.58 segundos.

“Dios mío, ser parte de semejante carrera”, dijo Coburn. “Recuerdo carreras de 2015 y 2016 en las que ataqué demasiado temprano, así que traté de ser paciente esta vez”.

En los 200 metros femeninos, el orden establecido se mantuvo. La holandesa Dafne Schippers ratificó que es la mujer más rápida en esa carrera al revalidar su título mundial con un tiempo de 20.05 segundos.

Fue otra competición que se definió con una estirada sobre la meta. Schippers doblegó a la marfileña Marie-Josee Ta Lou por apenas tres centésimas.

Polonia conquistó su segundo oro de este Mundial cuando Pawel Fajdek se proclamó campeón por tercera edición seguida. El ruso Valeriy Pronkin, también con bandera neutral, se llevó la plata y el polaco Wojciech Nowicki completó el podio.

Al afrontar el último fin de semana, Estados Unidos lidera el cuadro de medallas con ocho de oro, superando las tres doradas de Kenia. El margen es más amplio en el total, con 23 para Estados Unidos y las ocho de Kenia, su más cercano perseguidor. (D).