Ecuador. sábado 16 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Papelón del ministro de Economía argentino por no hablar de inflación

BUENOS AIRES (AP) — Molesto por las reiteradas preguntas de una periodista griega sobre cuál es la verdadera inflación en Argentina, el ministro de Economía Hernán Lorenzino interrumpió a la reportera durante la entrevista que ésta le realizaba para decirle que ese era un tema complejo y que deseaba irse.


Publicidad

La etiqueta #mequieroir basada en la frase textual con la que el funcionario puso fin a la entrevista se convirtió el jueves en la más citada en la red social Twitter. La entrevista de la periodista Eleni Varvitsiotis a Lorenzino fue realizada a fines de 2012 pero difundida recién el martes por el canal griego Skai TV. Poco tiempo después fue repetida por los canales argentinos y se transformó en uno de los temas más comentados en las redes sociales.

La nota con el ministro forma parte del documental “El misterio de la quiebra de la Argentina” que habla sobre el estado del país tras la crisis de 2001 y que establece una comparación con la situación griega. Lorenzino fue entrevistado en una sala del Ministerio de Economía.

La inflación es una de las mayores preocupaciones de los argentinos, según las encuestas. El alza de los precios fue de 25,6% en 2012, según estimaciones de consultores privados, mientras que para el gobierno de la presidenta Cristina Fernández fue de 10,8%. Los cálculos oficiales del costo de vida han sido cuestionados por el Fondo Monetario Internacional por considerar que están subestimados.

“Tengo una pregunta muy simple para usted, que parece muy complicada: ¿cuál es la inflación en la Argentina?”, le preguntó la reportera a Lorenzino. El ministro contestó que “las estadísticas oficiales registran mes tras mes la inflación y esa es la única inflación… la única oficina pública encargada y con capacidad técnica para medir cualquier estadística depende del Ministerio de Economía”. Las preguntas eran realizadas en inglés y el funcionario contestaba en español.

Varvitsiotis insistió: “Sí, ¿pero cuál es la inflación?” a lo que el titular de Economía, cada vez más incómodo y tartamudeando, señaló: “Creo que el acumulado de los últimos 12 meses es el 10,2 %; me puedo estar equivocando en alguna décima”. A continuación la periodista le recordó al funcionario que “el FMI ha dicho que podría haber sanciones por falsas estadísticas” y le inquirió sobre qué iba a hacer el gobierno al respecto.

Lorenzino balbuceó dos veces “no sé” y pidió parar la grabación. “¿Puedo cortar esto un minuto?”, preguntó. Según se observa en las imágenes, el funcionario giró la cabeza para señalar a alguien de su entorno “me quiero ir”.

En ese momento, cuando la cámara dejó de registrar las imágenes aunque el audio estaba encendido y aparentemente el funcionario pensaba que no se registraban sus palabras, se le escuchó decir a la cronista que “hablar sobre estadísticas de inflación en la Argentina es complejo… prefiero quedarme con la última respuesta que te di y no ahondar en el tema”.

A continuación una supuesta asistente de Lorenzino, de la cual sólo se escucha la voz, se dirigió a Varvitsiotis para decirle: “nosotros no hablamos ni con los medios argentinos de la inflación”.

La cronista replicó, esta vez en español, que la subida del costo de vida “es el primer tema de la economía ahora”.

“Todos si van a la calle dicen que hay mucha inflación. No es posible que yo no pregunte esto. Es como yo no hago mi trabajo bien”, agregó la reportera.

Varvitsiotis señaló el jueves sobre el incidente a distintos medios de prensa argentinos que nunca le había pasado algo así con un funcionario de su país o de cualquier otro y que decidió incluir en el documental la reacción del ministro argentino porque “la respuesta estaba precisamente en su reacción”.

“Además, no nos pareció honesto de él que nos pidiera apagar la cámara. Cuando lo dijo, lo que yo pensé fue que algo había ocurrido, que necesitaba hacer una llamada de teléfono o algo así”, señaló.

El ministro no se ha pronunciado públicamente al respecto y la oficina de prensa del Ministerio dijo a The Associated Press que tampoco ha hecho declaraciones sobre el asunto.