Ecuador. jueves 14 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Bachelet busca acuerdo comercial con China y no acepta preguntas sobre derechos humanos

La presidenta de Chile, Michelle Bachelet (d), es recibida por el presidente chino, Xi Jinping, en el salón principal del Gran Palacio del Pueblo de Pekín, China, hoy, miércoles 12 de noviembre de 2014. Bachelet culminó hoy su viaje a China sin firmar acuerdos de comercio o inversiones pero "esperanzada" tras unos intensos días de encuentros bilaterales con los líderes chinos, pero también con el presidente ruso, Vladímir Putin, en el marco del foro de la APEC. EFE/Fred Dufour / POOL

Pekín, 12 nov (EFE).- La presidenta chilena, Michelle Bachelet, culminó hoy su viaje a China sin firmar acuerdos de comercio o inversiones pero “esperanzada” tras unos intensos días de encuentros bilaterales con los líderes chinos, pero también con el presidente ruso, Vladímir Putin, en el marco del foro de la APEC.


Publicidad

Bajo la actual desaceleración de la economía chilena -precisamente hoy expertos del Banco Central de Chile redujeron de nuevo sus cifras de crecimiento para el país-, la mandataria llegó con un objetivo claro: impulsar las inversiones chinas en Chile -que, entre 1974 y 2012, sólo llegaron a 103,9 millones de dólares- y diversificar el comercio bilateral, dominado por el cobre, un bien clave para Pekín y del que Chile es el mayor productor mundial.

Bachelet evidenció su propósito en las reuniones que mantuvo con el primer ministro, Li Keqiang, el lunes, y hoy con el presidente Xi Jinping, a quien, nada más entrar en la sala del Gran Palacio del Pueblo habilitada para la ocasión le destacó: “Tenemos un alto grado de intercambio pero aún tenemos que avanzar mucho en el área de inversión”.

La mandataria explicó a Xi su plan de estímulo, en el que promueve las iniciativas público-privadas y donde las infraestructuras juegan un papel clave.

En este punto, la mandataria manifestó su esperanza de ver una participación china en el ambicioso proyecto del túnel que conectará por tren el Atlántico con el Pacífico a través del Cono Sur, fuertemente impulsado por los gobiernos de Argentina y Chile.

Un Chile “puente y puerto” que conecte el Pacífico con toda América Latina. Así es como Bachelet presentó a su país durante toda su gira, poniendo las miras precisamente en la importancia que juega su región -mercado de materias primas- para China y viceversa, y que ya pone de manifiesto el primer foro China-CELAC que se celebrará en Pekín en 2015.

Xi, quien primero recibió a Bachelet en una sala contigua donde ambos pasaron revista a una unidad militar de gala (en la que había mujeres, una novedad en el país asiático) poco después de recibir de forma similar al presidente peruano, Ollanta Humala, le respondió con un plan para “acelerar los esfuerzos” entre ambos de cara, recordó, a convertir en un éxito el año 2015, en el que China y Chile celebrarán 45 años de relaciones.

Para entonces, según señalaron varias fuentes oficiales a Efe, la reunión entre Xi y Bachelet seguramente se repetirá, y mientras tanto, la presidenta confía en que la llegada del China Construction Bank a Chile motive a los inversores chinos, dado que la financiación ha sido hasta ahora el tema “más espinoso”.

“Tenemos también buenas noticias: a partir del próximo año el Banco de Construcción de China tendrá sede en Chile y ello le va a permitir apoyar esfuerzos de inversión china en Chile”, aseguró Bachelet en sus declaraciones a la prensa, a la que no permitió preguntas después de que, en la anterior ocasión para hacerlas, una periodista le repreguntara sobre derechos humanos.

En aquella ocasión, hace unos días, Bachelet, víctima de la dictadura de Pinochet, obvió afirmar si había sacado la cuestión sobre la vulneración de los derechos humanos en China o la negación por parte del régimen de elecciones libres en Hong Kong, una petición que le habían trasladado en Chile antes de partir.

“Hoy en día, la presidenta tiene que afianzar los lazos comerciales con China, que es tan potente a nivel mundial. Creo que no es el momento adecuado para plantearlo“, resumió a la prensa el diputado chileno Fidel Espinoza hoy, en el acto con el que comenzó la mañana la presidenta, inaugurando un busto del Premio Nobel de Literatura Pablo Neruda.

“(El poeta) estaría orgulloso hoy de las hazañas de China”, declaró la mandataria, quien se marcha, según declaró, “tras haber constatado el tremendo avance del país asiático”. EFE