Ecuador. lunes 11 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Grecia se erige en el David que pretende reclamar la deuda al Goliat alemán

Atenas, 22 feb (EFE).- Dístomo, Kalávrita o Likiades son solo tres de los muchos nombres de pueblos que se han quedado grabados en la memoria colectiva de los griegos como paradigmas de los horrores cometidos por los nazis durante la II Guerra Mundial y que el Gobierno heleno se ha propuesto honrar exigiendo reparaciones.


Publicidad

En cada uno de estos pueblos, batallones de la Wehrmacht cometieron matanzas indiscriminadas en represalia por ataques de la resistencia, dejando en algunos casos sin habitantes a poblaciones enteras.

Algunos de estos pueblos presentaron hace años demandas colectivas contra Alemania, todas ellas sin éxito.

El ejemplo más conocido sea quizás el de Dístomo, 200 kilómetros al noroeste de Atenas, donde soldados alemanes ejecutaron en junio de 1944 a casi trescientas personas.

Sus familiares presentaron en los años noventa demandas colectivas contra la Alemania unificada, que no prosperaron porque la Corte Internacional de Justicia de La Haya concedió a Alemania la inmunidad que el Derecho Internacional otorga a un Estado, protegiéndolo así de toda reclamación particular.

Alemania pudo con ello respirar con “alivio” pues desde 1995 había recibido más de 50.000 peticiones de compensaciones de guerra, en su mayoría procedentes de judíos.

Las reclamaciones de particulares solo son uno de los tres principales componentes del conflicto que ha estado planeando sobre las relaciones entre Grecia y Alemania en las últimas décadas.

Los otros dos se refieren a la devastación de infraestructuras durante la ocupación nazi y al crédito que el III Reich obligó al Gobierno griego a extender al alemán.

Para ambos casos el Gobierno del izquierdista Alexis Tsipras reclama ahora satisfacción, una petición, por cierto, que no es nueva, pues ningún Gobierno desistió de pedir reclamaciones, fuera de la tendencia política que fuera.

El primer acto de Tsipras nada mas jurar el cargo el pasado 27 de enero fue depositar en Atenas una corona de flores en el monumento a las víctimas del fascismo, un gesto que los ciudadanos acogieron con conmoción y que en Alemania causó, por lo menos, extrañeza.

En su primera declaración como primer ministro en el Parlamento Tsipras fue al grano y anunció que reclamará a Alemania la devolución del préstamo forzoso y que pedirá reparaciones de guerra para las víctimas de la ocupación.

“Es un deber moral no solo hacia nuestro pueblo, sino también hacia todos los pueblos de Europa que lucharon contra el fascismo”, dijo.

En Alemania se ha interpretado como un gesto de que Grecia quiere sanear sus finanzas con dinero alemán. Tsipras sostiene que se trata de una compensación sobre todo moral.

“El problema no es el capital tangible, sino las cuestiones morales. El hecho de que Alemania reconozca su deuda, aunque se tratara de un sólo euro”, señaló Tsipras en una reciente entrevista con el semanario germano “Stern”.

Alemania ha venido rechazando toda reclamación con argumentos poco tangibles, como por ejemplo que la guerra terminó hace 70 años o que ha aportado mucho dinero a las arcas comunitarias, como si las ayudas de la Unión Europea que ha recibido Grecia fueran pagos de reparaciones.

Concretamente, se trata del préstamo obligatorio de 476 millones de reichsmark (moneda utilizada en Alemania hasta 1948) que nunca fue devuelto a Grecia, y cuyo valor actual ascendería a entre 7.000 y 11.000 millones de euros.

A ello se añadirían reclamaciones por la devastación de las infraestructuras, costes difíciles de cifrar, pero que, según algunas estimaciones de expertos, alcanzarían los 162.000 millones de euros, la mitad de la deuda helena.

Los juristas ven difícil que Grecia realmente pueda lograr el pago de reparaciones, pero valoran de otra forma la cuestión del crédito, firmado en 1942 como cualquier préstamo normal, incluidas las modalidades de pago.

Tal fue la normalidad inicial que los nazis cumplieron sin rechistar las reglas del contrato y hasta su retirada en octubre de 1944 pagaron religiosamente los plazos, dejando el crédito inicial de 568 millones de reichsmark en 476 millones. Una vez en democracia, la República Federal de Alemania suspendió todo pago.

“Es una lucha como la de David contra Goliat”, señaló hace algún tiempo en una entrevista con Efe el ahora eurodiputado izquierdista Manolis Glezos.

Él en 1941, con apenas 19 años, subió a la colina de la Acrópolis de Atenas junto a su compañero Apóstolos Santas para arriar la bandera nazi que las fuerzas de ocupación alemanas habían izado tres días antes.

Fue el primer acto de resistencia contra la ocupación fascista. EFE