Ecuador. Jueves 20 de Julio de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Detroit aprovecha los automóviles autónomos para recuperar su prestigio

Automóviles autónomos. Foto de Archivo, La República.

Washington, (EFE).- En las últimas décadas, Detroit y el estado de Michigan han perdido lentamente peso en el sector del automóvil estadounidense pero la imparable llegada de la conducción automática ha abierto la puerta para que “Motor City” vuelva a ser la reina del sector.


Publicidad

Detroit, la capital del automóvil de Estados Unidos, tocó fondo en julio de 2013 cuando la ciudad se declaró en bancarrota.

La declaración añadió un vergonzoso nuevo título, la mayor ciudad de la historia del país en colocarse en bancarrota, a una lista de negativos y muchos vaticinaron que la población fundada en 1701 por el explorador francés Antoine de La Mothe Cadillac tenía sus días contados.

Si a mediados del siglo XX los fabricantes buscaban Detroit y el estado de Michigan para establecer sus factorías de producción, en las últimas décadas muchos optaron por montar sus plantas en estados del sur del país, donde la mano de obra es más barata, y más recientemente en México.

Pero para una ciudad cuyo lema es “esperamos mejores días; resurgirá de las cenizas”, Detroit no está dispuesta a arrojar la toalla y está posicionándose para convertirse en el centro de la conducción automática, la tecnología destinada a revolucionar el sector.

El miércoles, el Senado del estado de Michigan presentó cuatro proyectos de ley que de aprobarse convertirán el estado en líder de las pruebas de vehículos autónomos que numerosas empresas están empezando realizar como paso previo a la implantación comercial de esta tecnología.

Los proyectos de ley permitirán que los vehículos de conducción autónoma circulen en cualquiera de las carreteras de Michigan, eliminará la necesidad de que operen con una persona sentada frente al volante y permitirá que compañías como Uber o Lyft los utilicen para transportar pasajeros.

Lo que hacen estos proyectos de ley es abrir las puertas a cualquier empresa que trabaje en las tecnologías de la conducción automática para que se instalen en Michigan y más concreto en Detroit.

E incluso antes de que los proyectos de ley sean aprobados, el interés de Michigan y Detroit por atraer estas empresas ya está funcionando.

El mismo día que el senador Mike Kowall presentaba los proyectos de ley, Google, una de las empresas que está en la avanzadilla de la conducción autónoma, anunció la apertura de un centro para el desarrollo de vehículos de conducción automática en la localidad de Novi.

Novi, situada a solo 30 minutos al noroeste de Detroit, se ha convertido en los últimos años en un centro para empresas dedicadas al desarrollo de la telemática y la conectividad en el mundo del automóvil.

Por ello, cuando John Krafcik, responsable del proyecto de conducción automática de Google, anunció en su blog la instalación del centro de desarrollo en Novi en vez de en California, justificó la decisión por la cercanía con otras empresas que trabajan en el mismo campo.

“Muchos de nuestros actuales socios están basados aquí así que tener una instalación local nos ayudará a colaborar más fácilmente y acceder a los principales talentos en desarrollo e ingeniería de vehículos de Michigan”, explicó Krafcik.

Novi también está situada a solo 30 minutos de Ann Arbor, sede de la Universidad de Michigan, uno de los principales centros de investigación en temas del automóvil del país, y a la misma distancia de Auburn Hill, sede de Fiat Chrysler (FCA).

En el centro tecnológico de Novi, Google trabajará en el programa para convertir 100 monovolúmenes Chrysler Pacifica en vehículos autónomos de pruebas tras el acuerdo firmado a principios de mayo por las dos empresas.

En Ann Arbor también está situado MCity, una ciudad “artificial” creada por el Centro de Transformación de la Movilidad de la Universidad de Michigan para probar las tecnologías que harán la conducción automática una realidad.

En enero de este año, Ford fue el primer fabricante en realizar pruebas de conducción automática en condiciones invernales, uno de los mayores desafíos a los que se enfrenta en estos momentos esta tecnología. Y las pruebas las realizó en MCity.

Detroit y Michigan no solo aspiran a ser el núcleo del desarrollo de la conducción automática para Norteamérica sino a nivel internacional.

MCity está sirviendo de banco de pruebas para NuTonomy, una joven empresa especializada en el software de vehículos autónomos y que está trabajando en establecer en 2018 una flota de taxis sin conductor en el estado-ciudad de Singapur y más adelante realizar pruebas en el Reino Unido. EFE (I)