Ecuador. Domingo 26 de Marzo de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

El sueño de George Lucas revive casi 40 años después

URAYASU (JAPÓN) 11/12/2015.- (De izda a dcha) El actor británico John Boyega, la actriz británica Daisy Ridley, el director J.J. Abrams y el actor estadounidense Adam Driver, ofrecen una rueda de prensa durante la promoción de la película "Star Wars: El Despertar de la Fuerza" en Urayasu cerca de Tokio (Japón) hoy, 11 de diciembre de 2015. EFE/Kiyoshi Ota

Casi 40 años después del estreno de “Star Wars”, el sueño de George Lucas revive y genera enormes expectativas levantadas por el estreno de la séptima publicitada y espectacular entrega -a juicio de lo visto en los trailers-, “The Force Awakens”, pero todo empezó como la historia de un padre y un hijo.

Publicidad

“Esa relación era el corazón de la historia”, recordaba años después Lucas sobre una historia, que evolucionó hacia donde los personajes la llevaron, en palabras de un realizador que empezó a pensar en esta película a comienzos de los años setenta.

Su intención era desarrollar una especie de fábula sobre el bien y el mal, un cuento de hadas con su propia mitología, que se heredara de padres a hijos, pero que fuera entretenido y cuyo interés se pudiera mantener con el paso del tiempo.

Una película en la que la religión estuviera tan presente como lo ha estado en la historia del mundo. “Cuando tenía ocho años, un día que mi madre me estaba metiendo en la cama, le dije: ‘mamá, si hay un solo Dios, ¿cómo hay tantas religiones?’. Y esa cuestión me ha seguido fascinando hasta hoy”, explicaba Lucas en una charla en Chicago en 2014.

“Cada religión lo expresa de forma diferente, pero todas lo que proclaman es básicamente no matar a la gente y ser compasivo, amar a las personas. Y eso es lo que es en esencia ‘Star wars'”, agregó.

Ese fue el origen del universo Star Wars, en el que la fuerza es la que trata de dar equilibrio a un mundo en el que los planetas crearon una república que estalló en pedazos por la ambición de poder del emperador, que quiere arrastrarlos a todos al lado oscuro de esa fuerza. Como la vida misma.

Lucas desarrolló una gran historia cinematográfica que decidió dividir nada menos que en nueve películas, que formarían tres trilogías.

En 1971 y tras haber dirigido su primer largometraje –“THX 1138”-, Lucas creó la compañía Lucasfilm. Su primera producción fue “American Graffiti” pero ya estaba pensando en su aventura galáctica después de desechar la adaptación al cine de Flash Gordon al no conseguir los derechos.

A comienzos de 1973 se centró en la escritura de su nuevo proyecto, “The Star Wars“, claramente influido por la estética y filosofía de un clásico del cine japonés, “The hidden fortress” (“La fortaleza oculta”), de Akira Kurosawa y desarrolló una primera sinopsis.

Pero no fue fácil encontrar el estudio que se arriesgara a financiar los 8 millones de dólares presupuestos para su producción. Universal y Disney lo rechazaron porque no confiaban en una historia que no encajaba en ninguno de los géneros clásicos y fue finalmente la 20th Century Fox la que lo aceptó.

A partir de ahí, Lucas escribió toda la historia de los Skywalker y de la guerra por el control del universo, aunque en un primer momento el héroe se llamaba Starkiller (el asesino estelar), un nombre que el realizador decidió cambiar para que nadie creyera que el protagonista era un asesino malvado como Charles Manson.

El nombre se cambió por Skywalker aunque el rodaje ya había comenzado y ya se habían grabado escenas en Túnez y Londres, como recordó recientemente Mark Hamill, que interpretó a Luke, el personaje central de la historia.

Lucas desarrolló toda la historia a partir del personaje de Luke, quien debía devolver el equilibrio a la Fuerza, según la profecía.

Su padre, Anakin, uno de los más poderosos caballeros Jedi se habría pasado al lado oscuro de la Fuerza para convertirse en el malvado Darth Vader. Casi al mismo tiempo que la reina Padme Amidala daba a luz a sus hijos, los mellizos Luke y Leia.

Esa sería la historia de la primera trilogía, que finalmente vería la luz en el cine en los años 1999, 2002 y 2005.

Pero el director empezó el rodaje por la segunda, que contaba la aparición de Luke en las luchas tras haber sido criado por su tío. Su encuentro con la princesa Leia (Carrie Fisher), que los espectadores descubrirían en la segunda entrega que era su hermana, y con el contrabandista Han Solo (Harrison Ford), una pieza fundamental en la aventura.

“Star Wars” se estrenó el 25 de mayo de 1977 en el teatro Grauman de Los Ángeles. El éxito fue inmediato. Batió todos los récords de taquilla con 775 millones de dólares de la época, una cifra que ajustada a los datos de inflación la sitúan como la segunda más taquillera de la historia solo por detrás de “Gone with de wind” (“Lo que el viento se llevó”), según datos de la web especializada Box Office Mojo.

En 1980 se estrenaría “The Empire Strikes Back” (“El imperio contraataca”) y en 1983 “Return of the Jedi” (“El retorno del Jedi”).

El universo de los Jedi caló profundo. Sus héroes, Luke, Han y Leia, los maestros Yoda y Obi-Wan Kenobi, las extrañas criaturas R2-D2 o C-3PO y, por supuesto los malvados Vader y el emperador.

El éxito se repitió en la segunda trilogía en cuanto a cifras de recaudación pero el interés descendió bastante.

En noviembre de 2012, unos días después de que Disney comprara Lucasfilm, se anunció a bombo y platillo que se rodaría la tercera trilogía soñada por George Lucas. Tres años después y con una impresionante expectación, el viernes es el momento de descubrir si casi 40 años después, la saga galáctica sigue seduciendo a los espectadores de todo el mundo. EFE

(I)