Ecuador. martes 12 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Piden recordar al británico decapitado por su vida de ayuda a los demás

David Haines, foto de la BBC.

LONDRES (AP) — El británico David Haines dedicó su vida a ayudar a civiles en zonas de guerra y así debe ser recordado, afirmó su familia el domingo mientras se dolía de su muerte a manos de milicianos del Estado Islámico en Siria.


Publicidad

Haines —el tercer occidental decapitado en las últimas semanas por ese grupo extremista— ingresó a la labor humanitaria con entusiasmo, dijo su hermano Mike Haines en un comunicado.

“Ayudaba a quienquiera que necesitara ayuda, sin importar su raza, credo o religión”, indicó con relación a David.

El trabajador de 44 años fue secuestrado en Siria en marzo del año pasado cuando laboraba para el grupo francés de ayuda humanitaria Agencia para la Cooperación Técnica y el Desarrollo (ACTED), en cuyo nombre ayudaba a las víctimas de la guerra civil allí.

Trabajó también para grupos como Handicap International, que ayuda a los discapacitados durante conflictos, y Nonviolent Peaceforce, que envía a fuerzas de paz desarmadas a zonas de guerra. Previamente había estado en Libia durante la guerra civil de ese país y en Sudán del Sur.

Adicionalmente, se había desempeñado para las Naciones Unidas en los Balcanes “ayudando a gente que pasaba verdaderas necesidades”, agregó Mike Haines.

Husein Kavazovic, líder de la comunidad islámica en Bosnia, exhortó el domingo a sus colegas musulmanes a “mostrar determinación para detener a los asesinos”. Dijo que la familia de Haines puede estar orgullosa del legado de éste.

La decapitación de Haines —y la amenaza explícita del Estado Islámico contra otro rehén británico— generaron exhortaciones cada vez más intensas para que Gran Bretaña participe en los ataques aéreos contra los extremistas, que han capturado grandes extensiones de territorio en Siria e Irak.

El primer ministro David Cameron dijo el domingo tras una reunión de emergencia con los jefes de las fuerzas armadas que el Estado Islámico representa una amenaza “masiva” a la seguridad que no puede ser ignorada.

“No son musulmanes; son monstruos”, afirmó Cameron tras elogiar a Haines como un “héroe británico”.

No anunció nuevas medidas militares, pero sí indicó que las fuerzas británicas seguirán ofreciendo ayuda logística a las de Estados Unidos y que se incrementarán los esfuerzos contra el terrorismo porque el Estado Islámico planea ataques sobre Gran Bretaña.

El Ministerio de Relaciones Exteriores y de la Mancomunidad señaló que no ve razones para dudar de la autenticidad del video, el cual fue difundido luego de que previamente se habían dado a conocer otros dos que mostraban las decapitaciones de dos periodistas estadounidenses.

El hombre que aparece en el video más reciente, que concluye con tomas del cadáver de Haines, parece similar al individuo en los anteriores de decapitaciones. El hombre alto habla con un acento británico similar y —al igual que en los otros videos— amenaza al cautivo con un enorme cuchillo que sostiene en la mano izquierda.

Cameron dijo el domingo que el público de Gran Bretaña está profundamente disgustado por el hecho de que el hombre que aparece en el video, y que tiene un profundo acento británico, pueda ser ciudadano de este país.

Mike Haines dijo que su hermano ingresó a las fuerzas armadas como ingeniero de aviación en la Real Fuerza Armada tras asistir a la escuela y trabajar para el Real Servicio de Correos. Posteriormente se involucró en trabajo de ayuda humanitaria.

“Su alegría y expectación en torno al trabajo que fue a hacer en Siria es para mí y mi familia el elemento más importante de todo este triste asunto”, afirmó Mike Haines.

___

Los periodistas de The Associated Press Lori Hinnant en París, Sabina Niksic en Bosnia y Geir Moulson en Berlín contribuyeron con este despacho.

David Haines, poco antes de ser decapitado.

David Haines, poco antes de ser decapitado.