Ecuador. lunes 18 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Kim Novak compara los estudios de cine de Hollywood con el comunismo

Kim Novak. Foto de Archivo, La República.

Praga, 20 mar (EFE).- La actriz estadounidense de origen checo Kim Novak arremetió hoy en Praga contra los estudios de cine de Hollywood, a los que comparó con el comunismo, y dijo que su “liberación” del mundo cinematográfico ha sido similar a la caída de los regímenes totalitarios de Europa del Este en 1989.


Publicidad

Novak realizó esta crítica al presentar una pintura suya de carácter surrealista con el título “Después del Reino”, y que ha donado al festival internacional de cine Febiofest, en cuya XXII edición participa estos días.

Musa de Alfred Hitchcock, protagonista de “Vértigo” (1958) y una de las leyendas de la época dorada de Hollywood, Novak recibió anoche en Praga el premio “Kristian” por su trayectoria cinematográfica, en el marco del citado certamen.

Hoy la actriz, de 82 años, mostró otras facetas menos conocidas de su actividad artística, como son la pintura y la literatura, e inauguró en el monasterio de Strahov, situado en una de las siete colinas de la capital checa, una colección de óleos acompañados de versos libres o explicaciones.

En rueda de prensa, la actriz aclara que en su cuadro titulado “Después del Reino”, quiso reflejar la caída del comunismo en Europa Central y del Este, y también su liberación del frenesí de Hollywood, para no caer en “una crisis de identidad”.

“En el culmen de mi carrera decidí irme de Hollywood, y no quise ser presa de los fines trágicos que ocurren a menudo cuando una estrella y ‘sex symbol’ queda perdida en una crisis de identidad”, explicó.

Recordó que en 1956, y durante tres años consecutivos, fue la número uno en taquilla en el mundo, actuando al lado de actores como Jimmy Stewart, William Holden y Frank Sinatra y que nunca recibió el Óscar pero sí un Globo de Oro, por “Picnic” (1955).

“Quería liberarme del sistema de los estudios (de cine). Cuando empecé (en Hollywood) tenía esas públicas ataduras. Y les enseñé que las había roto”, dijo.

Y añadió: “Perdonadme si al contar esta historia de la liberación cuento una doble historia. Fue también por razones personales. Por supuesto que no me comparo con lo que vosotros habéis vivido, pero el artista siempre personaliza, y no pude evitar el hacerlo”.

La muestra, que ahora se presenta por vez primera, ha sido además ocasión de Novak de explicar “el arte como terapia”.

“Las artes visuales ayudan mucho a curarte. Te pueden ayudar a aguantar la presión, porque Hollywood te puede hacer enloquecer. Yo busqué otro remedio para expresarme, que fue la pintura”, comentó.

Una de las obras es un autorretrato que aparece acompañado de unas líneas que explican lo que estaba experimentando la artista.

“Soy bipolar. Los cambios de ánimo han sido siempre parte de mi vida, y por eso quería mostrar al lado claro y oscuro de mi cara. Esta pintura es sobre mí después de que dejé Hollywood en los años 60, y empecé a saber quién era realmente. Empecé una terapia de algo que no me habían aún diagnosticado”, dice el texto.

“Hollywood te puede hacer pecar, pero también te puede ayudar”, matizó al reconocer cómo directores de cine, y mencionó aquí a Alfred Hitchock y el aire misterioso de sus películas, han inspirado el “halo misterioso” de la su obra pictórica. EFE