Ecuador. viernes 15 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Poeta guatemalteca Escobar Sarti lamenta que se ignoren los goces del cuerpo

Carolina Escobar Sarti

La escritora y poeta guatemalteca Carolina Escobar Sarti celebra que el erotismo que recorre su poesía se “alimente del cuerpo y de lo que ese cuerpo vive”, pero lamenta que hoy la gente todavía no viva el propio y siga divorciada de su verdadera sustancia y materia para el amor y el sexo.


Publicidad

“Hoy más que nunca sabemos dónde quedan todos los puntos, todo el abecedario de puntos eróticos en el cuerpo, pero no sé si nunca como hoy estamos tan divorciados de nuestro cuerpo”, dijo a Efe Escobar Sarti, que participa en la XI edición de la Feria Internacional del Libro de Panamá (FIL) que concluye hoy con Guatemala como país invitado.

La poeta señaló que esto es así porque en la actualidad se sabe y se trabaja más en tener una masa corporal perfecta, pero “se vive menos el cuerpo”.

Aquí es donde la autora del libro de poemas “Patria mi cuerpo. Historia de una mujer desnuda” (2009, F&G Editores), considera que “los hombres y mujeres tienen que aprender mucho los unos de los otros y descubrirse muchísimo” mutuamente.

No se ha descubierto siquiera, resaltó, “que hay muchísimos más puntos eróticos, más allá de las tradicionales orejas o los pezones. Hay muchísimos más”.

“El erotismo y el sexo son dos cosas distintas pero que se relacionan. El erotismo tiene que ver con el reconocimiento de las posibilidades del cuerpo en el sentido que tradicionalmente ha sido negado desde los espacios en que se nombra ese mismo cuerpo”, diferenció.

“Hay rasgos, grados y supuestos que tienen que ver con cada persona, pero el erotismo tiene que ver con el reconocimiento de un espacio que tiene derecho al placer”, añadió.

Incluso, remarcó, que bajo conceptos “muy entendidos” de lo que es el amor del cuerpo y del erotismo, “estamos todavía con un concepto atrasado de hasta dónde los orgasmos tendrían que llegar en cada relación”.

“Se puede empezar a hacer el amor desde muchos días antes y ni siquiera se llega a un orgasmo”, lo cual, dijo, “depende mucho de las parejas, de las personas y los cuerpos”.

Igualmente se ignora que los cuerpos tienen su propia memoria y que por ende no olvidan.

“Si tu cuerpo se relaciona de alguna manera con otro cuerpo, ¿de qué manera esto se olvida?”, cuestionó.

“Pero sí, creo que hemos caminado en (el sentido de) que las mujeres hablamos más del tema, lo visibilizamos más y nos sentimos más dueñas de nuestro cuerpo y (de la decisión) de apoderarnos de él y ser parte de nuestra historia”.

Todo esto, según la también novelista y columnista guatemalteca, ” ha sido fundamental y, en ese sentido, hemos avanzado”.

Carolina Escobar Sarti tiene publicados 7 libros, uno por sacar, cuentos en diversas antologías y una novela en la cual trabaja.

En toda su obra y poesía, que “se alimenta del cuerpo y de lo que ese cuerpo vive”, presumió, “hay algo, hay una huella relacionada con el placer, con el erotismo, que no se baja”.

Guatemala, país invitado de la XI edición de la Feria Internacional del Libro de Panamá, participa en el evento con una delegación de 44 personas, entre ellas escritores y representantes de cinco de sus principales editoriales que traen 500 títulos entre libros y publicaciones.

Además de Escobar Sarti, están incluidos los autores Gerardo Guinea Diez, Víctor Muñoz, Francisco Morales Santos, José Luis Perdomo Orellana, Javier Payeras, Denise Phé-Funchal, Javier Mosquera Saravia, el conferencista Raúl Figueroa, y los narradores Alexis Herrera Alquijay y César Soto.

El país centroamericano ofrece en la feria una muestra selecta de su cultura, cine, gastronomía, folclore, danzas, música y textiles de tradición maya. EFE (I)