Ecuador. Sábado 24 de septiembre de 2016
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

La obsesión por capturar a Pablo Escobar aumenta en “Narcos”

El mexicano Damián Alcázar, de izquierda a derecha, quien interpreta al narco de Cali Gilberto Rodríguez Orejuela en la serie de Netflix "Narcos", la mexicana Paulina Gaitán, quien interpreta a la esposa de Pablo Escobar, Tata, el brasileño Wagner Moura, quien interpreta a Pablo Escobar, y el chileno Pedro Pascal, quien interpreta al agente de la DEA Javier Peña, posan para retratos durante una sesión de fotos para promover la segunda temporada de la serie en la Ciudad de México el martes 16 de agosto de 2016. "Narcos" la serie de Netflix sobre la ruta de la cocaína presenta la caída de Pablo Escobar en su segunda temporada que se estrena el 2 de septiembre. (Foto AP/Marco Ugarte)

NUEVA YORK (AP) — La segunda temporada de “Narcos”, un drama sobre el ascenso y la caída de Pablo Escobar, está ahora disponible en Netflix y dos de sus astros, Boyd Holbrook y Pedro Pascal, interpretan a un par de agentes de la DEA que buscan desmantelarlo. Sus personajes se basan en gente de la vida real que dedicó su vida a la causa.

Publicidad

“Se vuelve casi una obsesión atrapar a este tipo”, dijo Pascal en una entrevista reciente con Holbrook. “Fuera del hecho de que era extremadamente peligroso, es una de las cosas que nos conecta a Boyd y a mí con nuestros personajes”.

Holbrook agregó que lo interesante de la segunda temporada es la “cualidad shakespeariana” de los acontecimientos. “Estos tipos se van a Colombia con las mejores intenciones, pero uno no puede ser un mojigato a la hora de capturar al criminal más violento y radical de la historia”.

“Uno tiene que romper ciertas reglas”, añadió Pascal.

Ambos actores conversaron sobre sus conocimientos previos de Escobar y las series de TV que se han estado devorando últimamente.

___

Associated Press: Algunas personas describen que ver la serie es casi como ver un documental. ¿Están de acuerdo con esto?

Pascal: Luce bastante como un docu-drama.

Holbrook: Sí, da la sensación de que la cámara no está ahí.

Pascal: Rodamos 90% en locación, 10% en estudio, y todo en Colombia. En cada esquina de Bogotá y en otras ciudades a las afueras de Bogotá, Medellín, Santa Marta, así que usamos puras locaciones reales y además imágenes y fotografías de archivo y material verdadero de los noticieros.

AP: ¿Creen que los acontecimientos que se ven en esta serie ayudaron con el ascenso del cartel de la droga mexicana?

Holbrook: Definitivamente. Pablo iba directo de Colombia a Miami y cuando murió los otros carteles lo relevaron y vino la evolución de El Chapo.

AP: ¿Qué tanto sabían ustedes de Pablo Escobar antes de hacer esta serie?

Pascal: Yo sabía poco. Fui a Colombia con mi familia en el 89. Mi papá es doctor y tenía un médico asociado en Bogotá e hicimos una parada en Colombia como parte de unas vacaciones por Latinoamérica. Recuerdo que estaba con los hijos del socio de mi padre y nos llevaban en un auto con un guardaespaldas y los vidrios blindados. Era interesante, porque para esos niños eso era normal.

AP: Debe ser divertido estar en un programa que sale todo de una vez por Netflix y ver cómo la gente se devora un episodio tras otro.

Pascal: Yo mismo lo he hecho, particularmente en Netflix.

Holbrook: Pedro me volvió adicto a “Mr. Robot” (la primera temporada).

Pascal: Creo que me quedé hasta las 4 de la mañana viendo “Making a Murderer” durante las fiestas de fin de año. Fue terrible. Se suponía que iba a disfrutar la Navidad con mi familia pero tenía resaca por haber visto algo tan aterrador hasta las 4 de la mañana.

Holbrook: Ah, pero es maravilloso trabajar nueve meses en algo y que la gente lo vea en 10 horas (risas).

Pascal: “¿Cuándo es la próxima temporada?” (risas).

Publicidad