Ecuador. lunes 18 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Cinco muertos en protestas para que Morsi renuncie a presidencia de Egipto

EL CAIRO, Egipto (AP) — Cientos de miles de opositores al presidente islamista de Egipto salieron a las calles de El Cairo y de otras partes del país en un intenso esfuerzo para echar a Mohamed Morsi del puesto un año después de que lo asumió.


Publicidad

Con banderas egipcias y retratos del mandatario tachados con rojo, las multitudes acudieron a la Plaza Tahrir en el corazón de El Cairo y otros puntos de todo el país en donde se convocaron manifestaciones. Los gritos de “¡vete!” resonaban en la plaza, donde surgió el levantamiento popular de 2011 que derrocó al presidente Hosni Mubarak.

Una multitud marchó hacia el palacio presidencial de Ittihadiya, colmó un amplio bulevar y se extendió hasta avenidas cercanas.

Nos mentiste en nombre de la religión”, gritaban algunos a coro mientras otros elevaban una pancarta que decía “Morsi=Mubarak. Adelanten las elecciones presidenciales”.

Al menos cinco personas murieron el domingo en tiroteos contra manifestantes opositores en el sur de Egipto. Después del anochecer, jóvenes atacaron las oficinas de la Hermandad Musulmana de Morsi en El Cairo valiéndose de piedras y bombas incendiarias, lo cual desencadenó enfrentamientos

Sin embargo, la violencia descontrolada que muchos temen no ha estallado hasta el momento. En su lugar, las gigantescas movilizaciones contra Morsi de cientos de miles de personas en la Plaza Tahrir y afuera del palacio de Ittihadiya fueron festivas y de celebración, extendiéndose hacia calles colaterales y avenidas.

Fuegos artificiales iluminaron el cielo. Hombres y mujeres, algunos con niños pequeños en los hombros, sonaban tambores, bailaban y coreaban “¡por las buenas o las malas, haremos caer a Morsi!”.

Los habitantes de diversas viviendas lanzaron agua desde lo alto a los manifestantes para refrescarlos debido al calor del verano boreal; también sonaban silbatos y ondeaban banderas en señal de apoyo. Algunos de los manifestantes llevaban tiendas de campaña para acampar afuera del palacio presidencial.

Los inconformes portaban pancartas grandes con los colores de la bandera egipcia y elevaban tarjetas rojas, señal de expulsión en el fútbol.

Un manifestante ondea una bandera de Egipto sobre la Plaza de Tharir, epicentro de movilizaciones en El Cairo, donde partidarios del mandatario Mohammed Morsi y opositores han salido a las calles, el viernes 28 de junio de 2013. (AP Foto/Amr Nabil)

Un manifestante ondea una bandera de Egipto sobre la Plaza de Tharir, epicentro de movilizaciones en El Cairo, donde partidarios del mandatario Mohammed Morsi y opositores han salido a las calles, el viernes 28 de junio de 2013. (AP Foto/Amr Nabil)

Cerca del palacio de Ittihadiya, miles de islamistas se reunieron en una exhibición de apoyo a Morsi afuera de la mezquita de Rabia al-Adawiya. Algunos portaban chalecos antibalas caseros, cascos de construcción, escudos y bastones como precaución en caso de que hubiera violencia, dijeron.

La multitud de partidarios de Morsi también aumentó a medida que se ocultaba el sol y se hacían más tolerables las temperaturas del verano boreal.

En la noche, la violencia estaba limitada a escenarios reducidos en las provincias debido a que ambos bandos se mantuvieron a bastante distancia unos de otros.

Se desconoce si la oposición, que ha exigido durante meses a Morsi la integración de un gobierno de unidad nacional, aceptaría ahora cualquier concesión que no sea la renuncia del gobernante.

El estancamiento previsto suscita dudas de si intervendrá el ejército, ya desplegado en las afueras de las ciudades. Los manifestantes creen que tendrán a su favor el considerable apoyo de los oficiales militares, lo cual inclinaría la balanza contra Morsi. Por su parte, la policía no tuvo gran presencia el domingo.

La oposición tiene como objetivo mostrar mediante grandes números en las calles que, debido a la enorme porción del país que está contra Morsi, éste ya no puede seguir gobernando.

Movilizaciones de igual dimensión tuvieron lugar en la ciudad mediterránea de Alejandría y en ciudades del delta del Nilo como Mansoura, Tanta y Damanhour. Otras manifestaciones se llevaron a cabo en diversas ciudades del país.

Mubarak tardó sólo 18 días (en caer) aunque tenía atrás a la seguidad, la inteligencia y un amplio sector de egipcios. Morsi nos tiene a todos nosotros contra él, incluso al ejército y la policía”, afirmó Amr Tawfiq, empleado de una empresa petrolera que marchó hacia Ittihadiya con un amigo cristiano.

“No tardará mucho (en caer). Lo queremos fuera y estamos dispuestos a pagar el precio”, apuntó.

Morsi, a quien restan tres años en el cargo, ha dicho que no dimitirá y asegura que las protestas callejeras no pueden ser aprovechadas para anular los resultados de unos comicios libres.

“No hay espacio para ninguna conversación que vaya en contra de la legitimidad constitucional”, dijo el gobernante al periódico británico The Guardian en una entrevista publicada el domingo y en la que deja entrever su rechazo a elecciones anticipadas.

Si se obliga a dimitir a un presidente elegido “habrá personas u oponentes contra el nuevo presidente también, y una semana o un mes después le pedirán la renuncia”, afirmó.

A medida que las movilizaciones aumentaban de dimensión, el portavoz de Morsi reiteró la propuesta de diálogo que presentó el mandatario desde hace tiempo a la oposición para resolver la crisis política y la describió como “el único marco mediante el cual podemos alcanzar un entendimiento”.

Por lo menos siete personas, entre ellas un estadounidense, murieron en los enfrentamientos de la semana pasada, sobre todo en las ciudades del delta del Nilo y en Alejandría.

Las manifestaciones del domingo, el aniversario de la inauguración de Morsi como el primer presidente de Egipto elegido libremente, son la culminación de una creciente polarización en el país desde que asumió el cargo.

Por un lado están el presidente y sus aliados islámicos, entre ellos la Hermandad Musulmana y grupos de línea más dura. Ellos se han comprometido a defender a Morsi y dicen que no se puede permitir que un líder elegido libremente sea depuesto por manifestaciones.

En el otro bando están egipcios laicos y liberales, así como musulmanes moderados y cristianos, y lo que la oposición dice que es un amplio sector de la opinión pública que se ha vuelto contra los islamistas. Dicen que éstos han excedido su mandato electoral, y los acusan de tratar de monopolizar el poder y manejar mal el país.

En un indicio del potencial de que la violencia se torne mortal, numerosos informes de la Policía del domingo revelaron que se incautaron armas de fuego, explosivos e incluso proyectiles de artillería en varios lugares del país, como Alejandría y las afueras de El Cairo.

____

Los periodistas de The Associated Press Tony G. Gabriel y Mariam Rizk contribuyeron con este despacho.