Ecuador. lunes 11 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

El Kremlin pide marginar a la oposición siria más extremista

Moscú, 1 oct (EFE).- El diálogo entre el Gobierno y el ala moderada de la oposición sirios es posible si se excluye de las negociaciones de paz a los rebeldes extremistas, manifestó el jefe de la administración de la Presidencia rusa, Serguéi Ivanov, en una entrevista publicada hoy por varios medios rusos.


Publicidad

“Occidente empieza a entender que probablemente hay que dividir a la oposición (siria). Dejar de lado los intentos de convencer a Al Qaeda y a otros extremistas para hablar de (la conferencia de paz de) Ginebra. Y al mismo tiempo no armar (a los rebeldes)”, aseveró Ivanov, uno de los hombres fuertes del Kremlin.

El jefe de la administración del presidente ruso, Vladímir Putin, opinó que a día de hoy “ya no hay guerra entre Gobierno y oposición”, porque esta última “consta como mínimo de cinco grupos que no dependen unos de otros y que a menudo se odian”.

Si Occidente “arma al llamado Ejercito Popular sirio, integrado por sirios que luchan contra Asad, no hay garantías de que estas armas no le sean arrebatadas por Al Qaeda”, más fuerte que la oposición interna, según Ivanov.

“Pero incluso si nos abstraemos de esto, podemos empezar dividiendo a la oposición siria en dos partes e invitar a Ginebra tanto a los representantes de Asad como a la oposición más cuerda, por así decir. Y empezar el diálogo”, apuntó.

Ivanov también recordó que 2014 es año de elecciones presidenciales en Siria, según la Constitución del país árabe.

“Por supuesto, hablar de la libertad de elección en Siria es inocente e irrisorio, pero ya que acordamos reconocer los principios democráticos, tratemos pues de organizar unas elecciones honestas”, propuso el funcionario del Kremlin.

Rusia dará por válidas unas elecciones “incluso si son” como las últimas celebradas en Afganistán, si antes “se consensúan las reglas de juego”.

“En las últimas elecciones (afganas) las papeletas tardaron medio año en ser transportadas a lomos de burros. Y luego se contaron”, dijo Ivanov. EFE