Ecuador. domingo 10 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Esperanza de paz en Siria se pospone a siguiente ronda negociadora

Ginebra, 29 ene (EFE).- La primera ronda de negociaciones de paz para Siria se aproxima a su final sin que se hayan logrado avances reales, ni siquiera en el plano humanitario, lo que traslada a una siguiente ronda las esperanzas puestas en este proceso encaminado a frenar la sangría en el país y emprender una transición política.

En esta foto del 15 de diciembre del 2015 suministrada por el Aleppo Media Center, cuya autenticidad ha sido verificada en base a su contenido y otras labores noticiosas de la AP, un grupo de sirios inspecciona los daños causados por un ataque aéreo del gobierno en la ciudad de Alepo. Por lo menos 15 personas murieron cuando la aviación siria bombardeó el martes 17 de diciembre por tercer día consecutivo los distritos ocupados por los rebeldes en Alepo, dijeron activistas. (AP Foto/Aleppo Media Center, AMC)

Ginebra, 29 ene (EFE).- La primera ronda de negociaciones de paz para Siria se aproxima a su final sin que se hayan logrado avances reales, ni siquiera en el plano humanitario, lo que traslada a una siguiente ronda las esperanzas puestas en este proceso encaminado a frenar la sangría en el país y emprender una transición política.


Publicidad

El mediador internacional, Lajdar Brahimi, reconoció hoy ante la prensa que esta primera tanda de discusiones se cerrará el viernes -como estaba previsto- sin que se haya conseguido “nada sustantivo”.

Dijo, sin embargo, que hay que valorar el hecho de que gobierno y oposición sirias “estén dispuestas a continuar” participando en este proceso.

Brahimi dijo que la idea es que la próxima ronda negociadora sea “más estructurada y productiva”, con lo que posponía sus esperanzas de progresos de última hora en los dos días de reuniones que quedan antes de pasar a una pausa de una semana.

La conformación de la delegación opositora apenas en la víspera de la inauguración de este proceso, el pasado día 22, ha sido sin duda una de las causas para que estas negociaciones no se pudiesen preparar como hubiese deseado el mediador.

Sin embargo, el balance de hoy no fue del todo negativo, sobre todo cuando Brahimi destacó que “el hielo se está rompiendo” entre dos bandos con objetivos políticos totalmente contrapuestos y que, además, se niegan mutuamente legitimidad.

“Los resultados que logremos probablemente no estarán a la altura de las expectativas de los sirios que sufren y de la amplitud de la crisis. Pero está gente que está negociando aquí en tres años no se había reunido nunca”, subrayó el diplomático argelino.

Sin embargo, el portavoz de la delegación opositora, Louay Safi, matizaba poco después el optimismo cauto de Brahimi al advertir que las negociaciones tendrán que suspenderse si no se observan progresos, aunque no mencionó plazos.

“En algún momento tendrá que haber un punto final. No podemos estar mes tras meses sin lograr avances”, aseguró a los medios.

A pesar de estas palabras, el portavoz aseguraba por la mañana que las negociaciones habían dado “un paso adelante” porque, por fin, se habían centrado en abordar los puntos del Comunicado de Ginebra, el documento acordado por la comunidad internacional en junio de 2012 y que es el pilar del proceso de paz.

El hecho de que después de seis días de conversaciones, las partes se hayan puesto de acuerdo para comenzar a tratar ese texto revela la dificultad del proceso.

Cada parte, en función de sus posiciones, desea empezar la discusión del texto por distintos temas: el régimen resalta que la prioridad es “parar la violencia y el terrorismo”, mientras que la oposición insiste en que el objetivo de todo esto es crear un órgano de gobierno transitorio del que el presidente Bachar Al Asad estaría excluido.

La consejera del presidente sirio Bachar al Asad, Buzaina Shabaan, acusó a la oposición de tener el único interés de “lograr un estatus que le dé poder” y mantuvo la posición del gobierno de que se debe empezar hablando de combatir el terrorismo para pasar luego al resto de temas.

A pesar de estas divergencias, tanto Safi como Shabaan calificaron la jornada de hoy, la sexta desde que iniciaron los contactos, como “positiva”.

En el plano humanitario nada ha cambiado desde el inicio de las conversaciones y el compromiso por parte del régimen de dejar entrar a Homs un cargamento de ayuda para 2.500 personas, que llevan más de un año bajo asedio militar, sigue en punto muerto. EFE