Ecuador. sábado 16 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Obama declara emergencia en estado de Washington

El presidente estadounidense, Barack Obama, anunció este martes que ha firmado una declaración de emergencia para acelerar la respuesta al desprendimiento de tierras que ha causado 14 muertos y más de un centenar de desaparecidos en una población del estado de Washington, en la costa oeste de EEUU.

Barack Obama (AP Photo/Frank Augstein)

El presidente estadounidense, Barack Obama, anunció este martes que ha firmado una declaración de emergencia para acelerar la respuesta al desprendimiento de tierras que ha causado 14 muertos y más de un centenar de desaparecidos en una población del estado de Washington, en la costa oeste de EEUU.


Publicidad

En la rueda de prensa posterior a la reunión de la III Cumbre de Seguridad Nuclear, Obama dijo que habló hoy por teléfono con el gobernador del estado, Jay Inslee, para informarle de la declaración de emergencia federal y reconocer “que ésta es una situación muy dura”.

“Nos tenemos que asegurar que recibe (Inslee) todos los recursos que necesita… la Agencia Federal de Gestión de Emergencias (FEMA) y el Cuerpo de Ingenieros del Ejército también ha sido enviado a asistir”, explicó Obama.

El mandatario estadounidense transmitió sus “oraciones” a las familias de los fallecidos en el corrimiento de tierras ocurrido este sábado en la población rural de Oso, cerca de la ciudad de Seattle, y a las familias del más de centenar de desaparecidos.

La inestabilidad y la amenaza de nuevas lluvias complican las labores de rescate y la estimación del balance de víctimas, lo que llevó el lunes a que en menos de 24 horas la cifra oficial de muertos pasara de 8 a 14 y la de desaparecidos se multiplicara hasta los 176.

En la mañana del sábado, una avalancha de tierra y lodo sepultó en pocos segundos 49 viviendas del pequeño pueblo de Oso.

Las autoridades consideran las lluvias torrenciales y la historia geológica de la zona como causas principales del suceso, que habría tenido consecuencias menos graves, según los expertos consultados por los medios estadounidenses, si se hubiera prevenido a la población y si las viviendas de la zona estuvieran hechas de materiales de mejor calidad. EFE