Ecuador. viernes 15 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

El G7 se reúne sin Putin, al que han marginado

BRUSELAS (AP) — Le retiraron la invitación y mudaron bruscamente el sitio de la reunión prevista a realizarse en su país. Pero el presidente ruso Vladimir Putin estará en el centro de las conversaciones cuando los jefes de estado o gobierno del Grupo de los Siete se reúnan a cenar el miércoles.


Publicidad

“No veo qué otro asunto podría dominar el temario”, dijo Vivien Pertusot, jefa de la oficina en Bruselas del Instituto Francés de Relaciones Internacionales.

En marzo, Washington y sus principales aliados reaccionaron ante la ocupación militar y posterior anexión por Rusia de la península de Crimea suspendiendo la membresía de Moscú en lo que hasta entonces había sido el G8, el club de los países más ricos del mundo. También vetaron el plan de Putin de realizar el encuentro en Sochi, la ciudad en la que Rusia invirtió sumas astronómicas para ser sede de las Olimpíadas de Invierno 2014, y lo trasladaron a la capital belga.

En ese momento, el presidente Barack Obama prometió “imponer un costo mayor” a Putin y su país si escalaba el conflicto en torno a Ucrania. Pero aparte de una declaración de unidad y un comunicado con palabras duras dirigido a Moscú, se espera poco más de los gobernantes de Estados Unidos, Canadá, Japón, Gran Bretaña, Alemania, Francia e Italia.

“Francamente, los europeos no demuestran ganas de tomar nuevas sanciones y acorralar a Putin”, dijo Judy Dempsey, editora del blog Strategic Europe.

Aunque se prevé que en público presentarán un frente único, las posiciones frente a Rusia en el G7 muestran divergencias significativas. Estados Unidos ha resuelto que Rusia seguirá representando un reto estratégico hasta tanto se reconstruya la confianza bilateral. El miércoles, Obama anunció nuevas medidas militares destinadas a reconfortar a sus aliados de la OTAN en Europa central y oriental, preocupados por los futuros planes de Rusia.

Los franceses tienen otra visión. Quieren seguir mejorando sus relaciones comerciales con los rusos y esperan que el gobierno de Putin se ocupe de otros problemas de la seguridad global, como Siria, Irán y Afganistán. Francia fabrica buques para la marina rusa y la petrolera francesa Total acaba de firmar un acuerdo de prospección con la rusa Lukoil.

___

Por JOHN-THOR DAHLBURG, Associated Press. Dos guardias de seguridad pasan frente a la entrada del Consejo Europeo en Bruselas donde se reúne el G7, miércoles 4 de junio de 2014.  (AP Foto/Yves Logghe)