Ecuador. martes 12 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Rebeldes toman un puesto de control fronterizo entre Irak y Siria

Bagdad/Beirut, 17 jun (EFE).- Hombres armados tomaron hoy el control de un puesto fronterizo con Siria ubicado en la provincia de Al Anbar, en el oeste de Irak, en medio de la crisis abierta entre las tropas iraquíes y grupos yihadistas, informaron a Efe fuentes policiales iraquíes.

Los atacantes, que se cree que podrían ser rebeldes que combaten en Siria, cruzaron la frontera y tomaron los equipos y vehículos del puesto de control de Al Qaem, en Al Anbar.

Según las fuentes, el Ejército iraquí, apoyado por combatientes tribales armados, se está preparando para recuperar el puesto.

El director del Observatorio Sirio de Derechos Humanos, Rami Abdurrahman, explicó a Efe por teléfono que en la parte siria de la frontera se han registrado choques entre el extremista Estado Islámico de Irak y el Levante (EIIL) y milicianos tribales en el pueblo de Al Bukamal, en la provincia siria de Deir al Zur.

Además, descartó que militantes del EIIL hayan tomado el puesto fronterizo de Al Qaem.

El pasado 12 de junio, las fuerzas iraquíes se retiraron de sus posiciones en la frontera con Siria, pero luego volvieron tras enfrentarse al EIIL.

La provincia de Al Anbar, de mayoría suní, es un feudo del EIIL, que también combate en Siria contra grupos insurgentes y el régimen del presidente Bachar al Asad.

El Frente al Nusra, filial de Al Qaeda que acusa al EIIL de cometer violaciones contra el pueblo sirio, tomó el pasado abril la localidad de Al Bukamal, situada frente a la iraquí de Al Qaem, cuyo puesto fronterizo fue cerrado el año pasado por Damasco.

Por otra parte, el pasado 11 de junio las Unidades de Protección del Pueblo Kurdo asumieron la seguridad a ambos lados del paso fronterizo de Al Yarbia/Rabia, el único entre la provincia siria de Al Hasaka y la iraquí de Nínive, en el norte del país.

Esas fuerzas kurdas, en cooperación con “peshmerga” (fuerzas de seguridad kurdo-iraquíes), decidieron hacerse cargo de la vigilancia a ambos lados del cruce “ante el vacío de seguridad ocurrido en el pueblo iraquí de Rabia” tras la caída de Mosul, capital de Nínive, la semana pasada.

El EIIL, que pretende crear un emirato islámico en Irak y Siria, ha amenazado con proseguir “sus conquistas” avanzando hacia Bagdad y las ciudades santas chiíes de Kerbala y Nayaf, en el sur de Irak. EFE


Publicidad