Ecuador. miércoles 13 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Rousseff dice que los votos de Silva se dividirán entre los dos candidatos

La presidenta de Brasil Dilma Rousseff, candidata a la relección por el Partido de los Trabajadores, gesticula durante un debate televisado en Sao Paulo, Brasil, el martes 26 de agosto de 2014. (AP Foto/Nelson Antoine)

Brasilia, 6 oct (EFE).- La presidenta brasileña, Dilma Rousseff, la más votada en las elecciones del domingo y que definirá la Presidencia en una segunda vuelta con Aécio Neves, dijo hoy que aún no inició negociaciones para buscar el respaldo de los partidos derrotados, cuyos votos, cree, se dividirán entre ambos candidatos.


Publicidad

“Creo que por ahora es una temeridad hablar sobre cómo serán los apoyos en el futuro”, afirmó la jefe de Estado en una rueda de prensa en Brasilia, al ser interrogada sobre las posibles negociaciones con la ecologista Marina Silva, tercera candidata más votada en las presidenciales, para buscar el respaldo del Partido Socialista Brasileño (PSB) en la segunda vuelta.

La mandataria aseguró que por ahora tan sólo recibió una llamada telefónica “muy gentil y civilizada” de Marina Silva para felicitarla por su victoria en la primera vuelta y que agradeció.

“Le dije que estaba segura de que ambas luchábamos para mejorar a Brasil, pero por caminos diferentes”, afirmó Rousseff al aclarar que su único contacto con la líder ecologista y exministra de Medio Ambiente se limitó a esa conversación.

Agregó que el apoyo del PSB a su candidatura para una segunda vuelta aún depende de reuniones que tendrán los dirigentes de esa formación, que respaldó su Gobierno en los tres primeros años de gestión y terminó alejándose para postular la candidatura presidencial de Eduardo Campos, muerto en agosto pasado en un accidente aéreo y sustituido como candidato por Silva.

“Obviamente, muchas veces los apoyos no dependen de una persona sino de varias instancias. Estamos seguros de que una parte de los votos se dividirán entre los dos candidatos”, agregó la mandataria al admitir que parte de los aliados de Silva puede apoyar a Neves.

Rousseff, del oficialista Partido de los Trabajadores (PT), fue la candidata más votada en las elecciones del domingo, con un 41,59 % de los votos válidos, mientras que Neves, del opositor Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), obtuvo el 33,55 %.

Como ninguno de los candidatos superó el 50 % del total, los dos más votados tendrán que definir la Presidencia en una segunda vuelta programada para el 26 de octubre.

Marina Silva, que llegó a ser la favorita y hasta pocos días antes de los comicios superaba al senador socialdemócrata en los sondeos, terminó tercera con 21,32 %, por lo que su apoyo ahora es disputado por ambos candidatos.

Rousseff, que hoy se reunió con asesores para definir el rumbo de la campaña en la segunda vuelta, afirmó que reiniciará las actividades electorales el miércoles con un encuentro con los gobernadores y senadores elegidos el domingo y que apoyan su candidatura.

“En principio vamos a esperar para evaluar (por dónde comenzar la campaña en la segunda vuelta). Nuestra tendencia es comenzar por el nordeste. Iremos en el tiempo necesario a todos los estados del nordeste”, dijo al referirse a la región más pobre del país y en la que consiguió su mejor votación y una diferencia de votos inalcanzable para Neves.

Agregó que sólo después irá a Sao Paulo y Minas Gerais, los dos mayores colegios electorales de Brasil y en los que el líder opositor tiene un gran respaldo. EFE