Ecuador. viernes 15 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Un nuevo ataque contra una escuela mata a 48 estudiantes en Nigeria

Lagos, 10 nov (EFE).- Un nuevo ataque suicida contra una institución educativa causó hoy 48 muertos en la ciudad nigeriana de Potiskum, en el noreste del país, en uno de los peores atentados en meses en una zona sometida a la violencia terrorista del grupo fundamentalista islámico Boko Haram.


Publicidad

La cifra de muertos fue confirmada a Efe por fuentes del Hospital General de Potiskum, donde se atendió a los cerca de ochenta heridos en el atentado, ocurrido por la mañana.

El terrorista accedió al instituto de secundaria disfrazado de estudiante e hizo estallar el artefacto explosivo que llevaba encima durante la asamblea de alumnos que precedía a las clases en el centro.

La matanza se produce una semana después de que un ataque suicida similar segara la vida de veinte personas en la escuela islámica Faydia de Potiskum, que pertenece a un grupo de la rama chiíta del islam.

Nadie ha reivindicado hasta el momento la autoría de la acción de hoy, pero los analistas apuntan a Boko Haram, que ha llevado a cabo ataques parecidos en el pasado.

Testigos de los hechos relataron a la prensa local escenas dantescas tras la explosión, que dejó a varias víctimas decapitadas.

Poco después de que el terrorista suicida hiciera estallar la bomba a las 07.45 hora local (06.45 GMT), un profesor del centro, que pidió el anonimato, dijo al diario “Daily Trust” haber contado treinta cadáveres.

Unos quince estudiantes, cuyos cuerpos estaban desfigurados y aún sangraban en el lugar de la explosión, murieron camino del Hospital General de Potiskum”, dijo a su vez Ahmed Yunus, vecino de la ciudad que acudió al instituto tras oír la detonación.

Tras recibir a las decenas de heridos, el Hospital General de la ciudad ha pedido a los ciudadanos que donen sangre, para poder cubrir las necesidades de los estudiantes ingresados.

“Esperamos que gente de buena fe venga a ayudarnos donando sangre. Algunas víctimas han perdido mucha sangre y morirán si no se actúa urgentemente”, dijo un médico del hospital a los periodistas.

Indignados por la frecuencia de este tipo de ataques en Potiskum y sus alrededores, jóvenes de la localidad -situada en el estado de Yobe- trataron de impedir el acceso de los soldados y la Policía a la escuela.

“Les rechazamos porque ha pasado lo peor y creemos que no harán nada. Los estudiantes han muerto, no los queremos aquí”, dijo a la prensa uno de los jóvenes, que recriminó a las fuerzas de seguridad no haber evitado la masacre.

El atentado tiene lugar el día antes de que el presidente del país, Goodluck Jonathan, anuncie oficialmente que se presenta a las elecciones para conseguir un segundo mandato.

La declaración de Jonathan, prevista para mañana en la capital, Abuya, podría aplazarse en señal de duelo por la matanza.

En un comunicado, la Presidencia condenó el ataque y prometió a los habitantes del estado de Yobe que el Gobierno Federal hará pagar a los responsables de este acto terrorista.

“El presidente garantiza a todos los nigerianos que, pese a lo que puedan parecer pasos atrás, su administración sigue completamente comprometida en lograr la victoria en la guerra contra la insurgencia y el terrorismo”, reza el texto.

Según diversos observadores, la continuación de los ataques terroristas desmiente el acuerdo de alto el fuego con Boko Haram anunciado el mes pasado por Jonathan.

El propio líder de Boko Haram, Abubakar Shekau, ya desautorizó este mes al presidente, al negar que la milicia hubiera firmado ningún compromiso con las autoridades.

Boko Haram, cuyo nombre significa en lenguas locales “La educación no islámica es pecado”, mantiene una sanguinaria campaña en el país que ha costado la vida a más de 3.000 personas en lo que va de año, según datos del Gobierno nigeriano.

La organización busca declarar un califato islámico en su zona de influencia en el noreste del país, donde ha tomado el control de más de quince localidades.

Según la organización Human Rights Watch, desde 2009 más de 7.000 civiles han muerto en cientos de ataques de Boko Haram en el norte y en Abuya, la capital administrativa de Nigeria.

Su acción con más repercusión internacional fue el secuestro en abril de este año de más de 200 niñas de una escuela de la localidad de Chibok.

Las autoridades nigerianas se han visto incapaces de contener la violencia de Boko Haram, pese a haber declarado el estado de excepción en los estados de Adamawa, Yobe y Borno, en el noreste del país y principales áreas de acción del grupo radical islámico. EFE

——————

foto de archivo de un atentado ocurrido en Nigeria en junio de este año.