Ecuador. lunes 11 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Corea del Norte busca acercarse más a Latinoamérica

Alejandro Cao de Benós. Foto tomada del portal http://albertobuitre.files.wordpress.com/

Santiago de Chile, 27 nov (EFE).- El delegado especial del Ministerio de Relaciones Culturales con el Extranjero del Gobierno de Corea del Norte, el español Alejandro Cao de Benós, empezó hoy en Chile su primera gira por América Latina, región con la que ese país espera “acrecentar las relaciones y los intercambios” en el futuro.


Publicidad

Cao de Benós, único representante occidental del país asiático, remarcó a Efe la importancia de ese acercamiento que “podría reportar mayor prosperidad y felicidad” para los habitantes de ambas regiones, según sostuvo en una rueda de prensa.

Durante los próximos días, Cao de Benós, junto con el Primer Secretario del Partido Comunista Chileno (Acción Proletaria), Eduardo Artés, ofrecerá conferencias en universidades e instituciones chilenas de Temuco, Valparaíso y Concepción con el objetivo de exponer la realidad de Corea del Norte.

“Queremos que el pueblo de Chile conozca a Corea del Norte y que Corea del Norte conozca a Chile”, afirmó el español, que durante la visita al país austral tiene la intención de conocer “la realidad que vive el pueblo chileno”, con el fin de transmitirlo a sus compatriotas norcoreanos y a su líder supremo, Kim Jong-un.

A su juicio, este acercamiento podría desembocar no sólo en un estrechamiento de lazos, sino también convertirse en el embrión de futuras relaciones comerciales e intercambio de experiencias y conocimientos.

“Siempre hay cosas que a uno le sobran y a otros les faltan. Nosotros (los norcoreanos) podemos ayudar en la industria naval, en defensa, prevención del crimen y de las drogas, ámbitos en los queCorea del Norte tiene mucha experiencia”, sostuvo el español delegado de Pyongyang.

Para Cao de Benós, desde hace unos años Corea del Norte ha despertado el interés de muchos ciudadanos latinoamericanos que ven en el país asiático un ejemplo de sociedad alternativa.

Una muestra de ello, afirmó, es que, en poco tiempo se abrieron tres nuevas embajadas del país asiático en Lima, México DF y Brasilia, y pronto se abrirá otra en Caracas.

La inauguración de estas nuevas embajadas y la mejora de las relaciones con otros países son una muestra de que, según Cao de Benós, “Corea del Norte tiene cada vez más amigos y no se siente sola”.

“Tras la época de la Perestroika uno podía pensar que Corea del Norte podía quedarse aislada para siempre pero entonces sucedió que el sistema capitalista se agotó” y ciudadanos de diferentes rincones del mundo “volvieron la mirada hacia el pequeño país asiático”, apuntó.

Según Cao de Benós, que vive medio año en Corea del Norte y medio año en España, a diferencia de lo que transmiten muchos medios, los ciudadanos norcoreanos “gozan de libertad y derechos humanos”, lo que, a su parecer, no queda plasmado en muchos de los documentales que medios occidentales han registrado en el país.

“El concepto de libertad es un concepto filosófico muy amplio que varía de una cultura a otra. Para nosotros un pueblo que vive en libertad es aquél que decide por sí mismo y no tiene superpotencias que dictaminen su camino”, remarcó.

En esa línea, también se refirió a la libertad de expresión, un derecho que, “por la forma de ser coreano, el respeto y el sentimiento de honor, no se expresa quemando contenedores ni haciendo grafitis, sino a través de los canales existentes”.

El representante norcoreano atribuyó la “falsedad informativa” que impera en occidente a la “manipulación y morbosidad de los medios” que, a su juicio, plasman una realidad tergiversada de lo que sucede en el país.

Otra de las “acusaciones falsas” que, según Cao de Benós, se difunden en occidente es la existencia de campos de concentración.

“¿Qué demuestra una foto de un terreno vacío con dos naves y unos dibujos? El supuesto mensaje del comité de Derechos Humanos de las Naciones Unidas no cuenta con una sola prueba verídica que certifique la existencia de los campos de concentración”, concluyó. EFE