Ecuador. lunes 18 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Irán condena el secuestro realizado en Sídney

Fotografía facilitada que muestra a Man Haron Monis mientras se dirige a los medios de comunicación a su salida del Centro Downing antes de una vista sobre su caso en Sídney (Australia) el 18 de abril de 2018. La Policía de Australia ha identificado como Man Monis al hombre armado que tomó hoy, lunes 15 de diciembre de 2014, una cafetería del centro financiero de Sídney y mantiene retenidos desde hace más de doce horas a un número indeterminado de rehenes, informó la cadena de televisión ABC. EFE/Dean Lewins

Teherán, 15 dic (EFE).- El Ministerio iraní de Asuntos Exteriores condenó hoy el secuestro realizado por un “refugiado iraní” en un café del centro de Sídney, que concluyó con la muerte de dos rehenes además del secuestrador y dejó cuatro heridos.


Publicidad

“Recurrir a medidas inhumanas y crear terror en nombre de la compasiva religión de islám no es justificable bajo ninguna circunstancia”, dijo la portavoz del Ministerio de Exteriores, Marzie Afjam, en un comunicado remitido a Efe.

Afjam criticó las informaciones publicadas sobre el secuestrador y las calificó de “inexactas e incompletas” y aseguró que Irán “en repetidas ocasiones le ha planteado a las autoridades australianas (…) la condición mental y psicológica de esa persona”.

Esa persona “hace unas dos décadas que se refugió en Australia y su situación estaba totalmente clara para los responsables correspondientes del país (Australia)”, reiteró la portavoz iraní, sin dar más detalles.

Man Haron Monis o jeque Haron, un autoproclamado clérigo musulmán de origen iraní, mantuvo retenidas a 17 personas durante 17 horas en un café en Sídney.

Haron murió junto a dos rehenes tras la intervención de la Policía para liberar a las personas retenidas.

Los otros dos fallecidos fueron una mujer de 38 años y un varón de 34. Los heridos son tres mujeres y un agente policial. EFE