Ecuador. viernes 15 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Moscú niega cambio en cooperación con Siria ante rumores de intervención rusa

Rusia negó hoy cambios en la cooperación militar con Siria, sea en el estatus de la base naval de Tartus o en el suministro de armamento, en medio de los rumores occidentales sobre una intervención militar rusa en el país árabe.


Publicidad

“Nuestros contratos con Siria se están cumpliendo. Suministramos diferente tipo de armamento. Esos equipos requieren mantenimiento”.

“Nuestros socios necesitan ayuda, sugerencias e instrucción”, dijo Mijaíl Bogdánov, viceministro de Exteriores ruso, a la agencia Interfax.

Esa colaboración militar, añadió, “contempla el envío, junto a las partidas de equipos militares, de nuestros especialistas que adiestran sobre el terreno a los colegas sirios”.

“Aquí no estamos infringiendo nada. Actuamos en estricta consonancia con nuestras obligaciones con la legislación rusa y los requisitos del derecho internacional sobre cooperación militar”, resaltó.

De hecho, precisó que, “comparado con años anteriores, la actual cooperación técnico-militar con Siria es bastantes modesta”.

El presidente ruso, Vladímir Putin, ha asegurado que el suministro de armamento a Siria e Irán tiene por objetivo ayudar a esos países en la lucha contra el yihadista Estado Islámico y otros grupos terroristas.

En cuanto al centro de mantenimiento situado en el puerto sirio de Tartus, el único con el que cuenta Rusia en el exterior, Bogdánov subrayó que no hay planes de convertirlo en una base militar propiamente dicha.

“No hay tales planes. Ese punto de mantenimiento técnico se encuentra en Tartus desde hace muchas décadas y a nadie le surgió antes ninguna duda al respecto. Los parámetros de trabajo de ese centro, sus funciones son conocidas. En este caso, no veo el problema”, apuntó.

Además, destacó, Tartus “tiene unas posibilidades bastante limitadas”, ya que no existe un puerto de profundidad que permita el atraque de los buques rusos que, por ese motivo, deben permanecer fondeados en su bahía.

Según medios estadounidenses, el secretario de Estado de EEUU, John Kerry, expresó hace unos días a su colega ruso, Serguéi Lavrov, su preocupación sobre una posible intervención militar de Rusia en Siria.

De acuerdo con esa versión, Moscú habría incrementado el suministro de armamento pesado a Damasco y estaría preparando el terreno para una intervención militar, por lo que estaría habilitando con casas prefabricadas varios aeródromos del país árabe.

Por el momento, Putin únicamente ha planteado a Occidente la formación de una coalición internacional contra los yihadistas que incluya tanto a Siria como a Irán, pero nunca ha hablado del despliegue de tropas o el envío de la aviación militar.

Los expertos militares desaconsejan al Kremlin optar por una intervención militar unilateral en Siria, aduciendo que dicha operación podría desembocar en nuevo Afganistán, en referencia a la invasión soviética que precipitó la desintegración de la URSS. EFE (I)