Ecuador. sábado 21 de octubre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Humala destaca “optimismo” de población ecuatoriana, pese al terremoto

CANOA (ECUADOR) 24/04/2016.- Soldados pasan en un vehículo militar hoy, lunes 25 de abril de 2016, frente a edificaciones afectadas despues del terremoto, en Canoa (ECUADOR). El terremoto, que dejó en Canoa 36 fallecidos y un 60 % de las edificaciones destruidas, no será un impedimento para el resurgir de la población, a la vista de sus calles casi desiertas y de sus edificios convertidos en puro escombro nadie diría que la localidad era un centro de diversión, pero a juzgar por las opiniones de sus gentes, todo indica que Canoa quiere salir a flote. EFE/José Jácome

El presidente de Perú, Ollanta Humala, que llegó ayer a Ecuador con ayuda humanitaria, destacó el “optimismo” de la población ecuatoriana afectada por el terremoto de 7,8 grados de magnitud que asoló la zona norte de la costa del vecino país el pasado 16 de abril.


Publicidad

Humala, que recorrió la llamada “zona cero” de la ciudad ecuatoriana de Manta, una de las más afectadas por el sismo, aseguró que su país ha contribuido con entre 900 y 1.000 toneladas de ayuda humanitaria para los damnificados de Ecuador.

“Es también importante resaltar la aptitud y la actitud de la población, que hemos podido ver, que no se rinde ante la desgracia y, más bien, están ahí, luchando, sacando sus cosas y manteniéndose en lo que es tratar de llevar la normalidad en la vida”, agregó.

Humala dijo que de su visita a Manta puede rescatar “la respuesta también del pueblo ecuatoriano, que lo he visto optimista, consciente del problema que tienen, pero con la capacidad de salir adelante”.

“Quiero resaltar la capacidad de respuesta del Gobierno ecuatoriano para poder darle esperanza a la población ecuatoriana que ha sobrevivido” al terremoto, resaltó Humala en declaraciones a periodistas.

“Nadie puede sentirse preparado ni soberbio ante los embates de la naturaleza” y aunque se han tomado previsiones, “nadie nos puede asegurar que un terremoto destruya lo que con mucho esfuerzo se viene construyendo”, contestó Humala a preguntas sobre la vulnerabilidad en Perú.

“Por eso es importante la solidaridad de la comunidad internacional, de los pueblos hermanos” y “la capacidad de respuesta” del Gobierno, como se ha dado en el caso ecuatoriano, insistió.

Junto a su homólogo ecuatoriano, Rafael Correa, el mandatario peruano también subió al buque multipropósito “Tacna”, de la Armada de su país, que se encuentra en la base aeromarítima de Manta con un gran cargamento de ayudas.

Lo que ha enviado Perú a Ecuador es “una ayuda hecha de todo corazón” que continuará “en la medida que podamos y que lo requiera el pueblo ecuatoriano”, subrayó el gobernante peruano.

Correa, por su parte, agradeció y destacó la ayuda humanitaria llegada desde Perú que incluye tres helicópteros del tipo MI, de mediano tamaño y uno como ambulancia, que se encuentran en Manta, y varios buques de la Armada de ese país con ayuda en alimentos, agua y maquinaria, entre otros.

“Nuestra eterna gratitud al Gobierno del presidente Humala y al pueblo peruano”, agregó Correa al destacar el envío de un hospital de campaña y especialistas peruanos en rescate de víctimas de entre los escombros.

La visita de Humala a Manta se dio pocas horas después de otra que hizo hoy mismo el presidente boliviano, Evo Morales, quien también llevó ayuda humanitaria a los damnificados.

Otro de los mandatarios andinos que ha visitado las zonas afectadas por el terremoto de Ecuador fue el colombiano, Juan Manuel Santos, quien el pasado domingo recorrió algunos poblados destrozados por la sacudida.

Un último informe de la Secretaría de Gestión de Riesgos (SGR) de Ecuador indica que, como consecuencia del terremoto, 659 personas han resultado fallecidas, 40 permanecen como desaparecidas, 29.067 han sido ubicadas en albergues temporales y 27.732 han recibido asistencia de salud, 4.605 de ellas por heridas. EFE

fa/pas