Ecuador. Viernes 9 de diciembre de 2016
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Rousseff dice que su presencia “incomodará” a quienes la acusan en el Senado

(Foto AP/Eraldo Peres)

Sao Paulo, (EFE).- La presidenta suspendida de Brasil, Dilma Rousseff afirmó hoy que irá personalmente a defenderse en el Senado, que el próximo jueves iniciará un juicio político en su contra, porque cree en la “democracia” del país y su presencia “incomodará” a quienes la acusan.

Publicidad

Rousseff, durante un discurso en Sao Paulo en el marco del Acto en Defensa de la Democracia y de los Derechos Sociales calificó el juicio con fines destituyentes como “un ataque de parásitos al árbol de la democracia”, en el que ellos “asumen lentamente el control de partes del árbol”.

“Voy al Senado porque creo en la democracia de este país. Debo eso al pueblo brasileño. Voy allá no porque creo en la belleza de mis ojos. Tengo absoluta claridad de lo que están haciendo. Sé que es injusticia y mi presencia es muy incómoda, extremadamente incómoda”, agregó.

Rousseff es acusada de maniobras fiscales para maquillar el informe de las cuentas públicas en su gestión de 2014 y 2015.

“El ‘golpe’ (como es llamado el proceso de juicio por parte de los simpatizantes de Rousseff) no es apenas militar, es una nueva versión que pasó a ser implementada en América Latina. Es un ‘golpe’ parlamentario”, manifestó la presidenta, quien fue separada temporalmente del cargo el 12 de mayo.

En su lugar, asumió la Presidencia interina el entonces vicepresidente, Michel Temer, quien ya se había distanciado de la mandataria y en caso de Rousseff ser separada definitivamente del cargo terminará el mandato hasta el 1 de enero de 2019.

En su pronunciamiento durante el acto organizado por movimientos sociales que la apoyan, la mandataria lamentó que ella y su antecesor y padrino político, Luiz Inácio Lula da Silva, fueron “olvidados” durante los recientes Juegos Olímpicos celebrados en Río de Janeiro.

“Organizamos los muebles, la casa y el día de la fiesta nos prohibieron entrar en la fiesta”, aseveró Rousseff.

Mientras Rousseff se reunía con militantes en Sao Paulo, Lula hacía lo mismo con un grupo de sindicalistas en Niteroi, en la región metropolitana de Río de Janeiro y mañana tiene previsto visitar el mayor asentamiento del Movimiento de los Trabajadores Rurales Sin Tierra (MST), en el estado de Mato Grosso do Sul. EFE (I)

Publicidad