Ecuador. sábado 25 de noviembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Forenses dicen que ELN asesinó indígena por la espalda y en indefensión

ARCHIVO

El Instituto de Medicina Legal de Colombia reveló hoy que un indígena asesinado en octubre pasado por la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN) en el noroeste del país murió como consecuencia de dos disparos por la espalda y en estado de indefensión“.


Publicidad

Se encuentran evidencias de un disparo a contacto firme en un tórax desnudo, esto constituye una evidencia científica de un estado de indefensión“, explicó a periodistas el director de Medicina Legal, Carlos Valdés, al dar conocer los hallazgos de los estudios de necropsia efectuados por esa entidad oficial al cuerpo del gobernador indígena Aulio Isarama Forastero.

El funcionario señaló que la causa de la muerte “obedece a un daño vascular severo a nivel del tórax producido por el paso de dos proyectiles de arma de fuego de alta velocidad”, la cual describió además como de “largo alcance“.

Váldes detalló que cuando se refiere a “contacto firme” significa que “la boquilla del arma está firmemente apoyada en la piel del tórax”, lo que, aseguró, “niega una actividad de lucha o de huida”.

El pasado 29 de octubre, el ELN, que mantiene desde el 1 de octubre un cese bilateral al fuego como parte de los diálogos con el Gobierno, reconoció en un comunicado su responsabilidad en el asesinato del gobernador Isarama Forastero, ocurrido en una zona rural del departamento de Chocó, en la frontera con Panamá.

La guerrilla señaló en ese entonces que Isarama, líder del resguardo indígena Catru Dubaza Ancoso, del municipio del Alto Baudó, tendría relación con “inteligencia militar” por lo que decidieron abordarlo para “interrogarlo“.

Además, indicó que cuando era conducido al interrogatorio el líder indígena se negó a caminar y se abalanzó sobre uno de los guerrilleros “con el trágico desenlace conocido”.

El Gobierno colombiano condenó el pasado 30 de octubre el asesinato del gobernador indígena y aseguró que se evaluará el hecho para definir la continuidad del cese al fuego bilateral.

Según la Oficina del Alto Comisionado para la Paz, Isarama Forastero, del resguardo indígena Catru, Dubaza, Ancoso, del municipio del Alto Baudó-Chocó, pertenecía al pueblo Embera Dóbida.

El despacho gubernamental precisó que “ningún incidente por sí mismo será causa de ruptura del cese al fuego de forma unilateral y automática“, pero advirtió que “la Mesa de Conversaciones evaluará toda la información objetiva que reciba para que se adopten las decisiones que correspondan frente a la continuidad”. EFE

(I)