Ecuador. sábado 16 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Ha brillado la verdad

Por Fernando Balseca
Quito, Ecuador

Como en un picado cinematográfico, desde arriba, vemos la fachada del Teatro Sucre de Quito con su tejado de color ladrillo. Una tela anuncia: “Hoy Estreno Hoy”. En los balcones, unos pesquisas otean los alrededores; abajo, otros guardias de seguridad flanquean la alfombra roja de la puerta principal. En la boletería, la gente común hace cola para comprar la entrada. El que ha llegado a la taquilla pregunta: “¿Qué obra estrenan hoy?”. Y el boletero responde: “La Corte Nacional, compañerito”. Las máscaras de la risa y el llanto, emblemas del acto teatral, se destacan en el frontispicio de la edificación.

Por Fernando Balseca
Quito, Ecuador


Publicidad

Como en un picado cinematográfico, desde arriba, vemos la fachada del Teatro Sucre de Quito con su tejado de color ladrillo. Una tela anuncia: “Hoy Estreno Hoy”. En los balcones, unos pesquisas otean los alrededores; abajo, otros guardias de seguridad flanquean la alfombra roja de la puerta principal. En la boletería, la gente común hace cola para comprar la entrada. El que ha llegado a la taquilla pregunta: “¿Qué obra estrenan hoy?”. Y el boletero responde: “La Corte Nacional, compañerito”. Las máscaras de la risa y el llanto, emblemas del acto teatral, se destacan en el frontispicio de la edificación.

Esta es la caricatura que Jaime Pozo publicó en la edición Nº 1067 de la revista Vistazo, y que alude a la ceremonia de posesión de los veintiún magistrados de la nueva Corte Nacional de Justicia, en la que el presidente Rafael Correa –jefe del poder Ejecutivo, no del Judicial– les pidió que reflexionaran sobre sus responsabilidades. Qué acierto del artista humorista al anticipar con lucidez que la tan proclamada autonomía de las instituciones estaba por comprobarse, puesto que, con algunas de sus actuaciones, aquellas no contribuyen a fortalecer los principios de igualdad sino a engordar al poder político más grande que ha conocido la historia de este país.

Al presidente Correa hay que decirle que la verdad que ha brillado es apenas la suya, aunque él pretenda hacer de su verdad la verdad de los ecuatorianos. La empresa más complicada que tiene por delante la revolución ciudadana será uniformar las mentes de millones de connacionales, lo cual es imposible. Con la gigantesca fuerza que ha acumulado, y que sigue aumentando a vista y paciencia nuestra, no cabe duda de que el poder ganará en muchos casos, pero esas victorias no durarán como no perduran los sistemas que se erigen a través de la imposición violenta de una tendencia ideológica única.

La ratificación de la sentencia en contra de los directivos de Diario EL UNIVERSO expresa una epidemia que nos roe: que existe muchísimo temor para pensar por cuenta propia. Así, la revolución ciudadana avanza atropellando la racionalidad. No en balde, salvo unas chucherías palabreras propagandísticas, nada teóricamente contundente ha producido el actual Gobierno incluso con los intelectuales sometidos que tiene en sus filas. La verdad que ha brillado es que, antes, las protestas se dirigían a enfrentar el abuso del poder autoritario, mientras que, ahora, las batallas campales se producen entre grupos de ciudadanos.

La verdad que ha brillado es que no hay una verdad exclusiva, pues no se consideró la serie de escandalosas revelaciones –que, ciertamente, deben ser confirmadas o desechadas– sobre la directa participación de los abogados del ciudadano presidente en la elaboración de la primera sentencia. La verdad que ha brillado es que el despeñadero se ha agrandado, pues los valores que hoy se aplauden son los de la sumisión y la repetición de consignas históricamente inservibles. Al término de la audiencia, el presidente Correa ha agradecido a dios. No comprendo de qué dios se trata. ¿Uno que subyuga? La decisión de esta Corte –que se inauguró en un teatro– nos invita a la desazón y al descreimiento, a la risa y al llanto.

2 Comentarios el Ha brillado la verdad

  1. Muy acertado comentario lo que fué instaurado en teatro solo sirve para teatro y simplemente no existe.

  2. Lo de la posesion en el teatro creo que fue muy bien pensada, era para enviar un mensaje claro y contundente a todo el ecuador. Excelenet artículo

    (cuidese de una demanda millonaria !!! )

Los comentarios están cerrados.