Ecuador. sábado 16 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

El perdón del Magnánimo

Por Miguel Molina Díaz
Quito, Ecuador

Todos acudieron al Palacio para escuchar lo que el Presidente de la República tenía que decir. Los ministros y secretarios de Estado, los medios oficiales, los medios no oficiales, las cadenas internacionales. En primera fila se encontraba el titular del legislativo y, junto a él, el flamante presidente de la Corte Nacional de Justicia, máximos representantes del Estado y la (anti)independencia de los poderes. En los hogares y trabajos los televisores, las radios y las páginas web que retransmitían la cadena estaban como nunca antes encendidas a la espera de lo que el Jefe de Estado anunciaría. A las 9 de la mañana del lunes 27 de febrero el país se encontraba paralizado a la espera de las palabras que cambiarían la historia.

Por Miguel Molina Díaz
Quito, Ecuador


Publicidad

Todos acudieron al Palacio para escuchar lo que el Presidente de la República tenía que decir.

Los ministros y secretarios de Estado, los medios oficiales, los medios no oficiales, las cadenas internacionales. En primera fila se encontraba el titular del legislativo y, junto a él, el flamante presidente de la Corte Nacional de Justicia, máximos representantes del Estado y la (anti)independencia de los poderes. En los hogares y trabajos los televisores, las radios y las páginas web que retransmitían la cadena estaban como nunca antes encendidas a la espera de lo que el Jefe de Estado anunciaría. A las 9 de la mañana del lunes 27 de febrero el país se encontraba paralizado a la espera de las palabras que cambiarían la historia. Incluso traducción simultanea al inglés y al francés contrataron para retransmitir su mensaje al mundo. De hecho y sin exagerar, los ojos del mundo estaban sobre el Palacio de Carondelet a la espera de la lectura presidencial.

Después de una introducción casi-frenética y cargada de ataques a los medios de comunicación y a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, el Presidente de la República, confesó que su corazón –desde mucho antes de que el Sistema Interamericano solicitara la aplicación de medidas cautelares al Ecuador por el caso El Universo- había decidido perdonar a Emilio Palacio y a los directivos del periódico. El destello de nobles sentimientos presidenciales fue en exceso generoso: incluso decidió desistir del juicio por daño moral interpuesto a Juan Pablo Calderón y Christian Zurita.

Sin embargo, detrás de la actitud magnánima del Primer Mandatario, sospecho que se esconden razones que poco o nada tienen que ver con el perdón. Por ejemplo, el temor a una condena de la Corte Interamericana de Derechos Humanos. Por ejemplo, la deplorable imagen que a nivel internacional generó el gobierno de la Revolución Ciudadana. Cortas se quedaron las palabras de la carta de Jimmy Carter y del artículo de Vargas Llosa en su intento por descifrar lo que vive el Ecuador: la crisis de una revolución que poco a poco se cava su propia tumba.

El perdón del Presidente nos hace concluir que asistimos a la evidencia de un cúmulo preocupante de fracasos. El fracaso rotundo e indefectible del periodismo oficial que, obnubilado por sus verdades absolutas y partidistas, han mermado la posibilidad de medios de comunicación públicos, independientes y democráticos. El fracaso vergonzoso y lamentable de la diplomacia ecuatoriana que, encabezada por un Canciller a la medida de un gobierno sin principios, defendió en todos los espacios posibles las acciones legales del Primer Mandatario en desmedro de la libertad de expresión alegando la construcción de carreteras de ensueño (a lo que debemos sumar el apoyo a las dictaduras de Libia y Siria). El fracaso inaceptable (y predicho durante la Consulta Popular) del proceso de restructuración de la Justicia que –hay que decirlo hasta el cansancio- prostituyó el derecho penal, el principio de legalidad y, sobre todo, la independencia judicial. Asistimos, además, al fracaso de la palabra del Presidente de la República que, obsesionado con el monopolio de la verdad, cayó en el más triste show de tener que perdonar a sus enemigos, desde su corazón, después de haber expresado de las maneras más enérgicas y violentas, con los pretextos más funestos, que iría hasta el final en su lucha por reparar su honor desvencijado.

Es el epílogo –ojalá- de dos de los procesos judiciales más arbitrarios y nefastos que jamás nos hubiéramos podido imaginar cuando los revolucionarios hacían su campaña prometiendo que la patria iba a volver. Algo de razón tiene el líder a pesar de todo: perdón pero no olvido. Perdón a todos los jueces que actuaron en base al miedo y los chantajes del poder y aceptaron que el honor de un revolucionario valga 40 veces más que la vida de Santiago y Andrés Restrepo. Perdón a los simpatizantes gobiernistas que, enceguecidos por la demagogia y el populismo, acudían a las audiencias en las cortes para ofender y agredir a los acusados. Perdón al Presidente por los insultos que continuamente dividen al país en bandos antagónicos, incluso contra quienes fueron en algún momento sus compañeros y aliados. Perdón para los abogados que intentaron imponer los precedentes judiciales más absurdos para lograr sus fines, haciendo pedazos la ética de la abogacía. Perdón para todos ellos pero nunca olvido. La noche es fría, no se percibe un olor a perdón, solo se ve pasar la sombra de un honor vacío y devastado que corre, grita y sufre por las calles solitarias.

7 Comentarios el El perdón del Magnánimo

  1. El sujeto correa en sus “informes sagrados” solo deja ver su falta de sentido comun, utiliza la mayor parte del tiempo para ATACAR a la PRENSA, lo hace de principio a fin, el ataque solo es intercalado con una que otra informacion de sus actividades diarias y el insulto a otros opositores. Cuando trata de dirigirse a los indigenas para disuadirlos de que salgan a protestar el 8 de Marzo intenta hablar en Quechua, no puede, le pide a su traductor que mas tarde lo traduzca, su discurso una vez mas se basa en el ATAQUE a los dirigentes indigenas. Ademas, la Prensa va a tener que candidatizarse para algun cargo
    publico y ganar, porque de otra manera, si NO GANAN ELECCIONES NO TIENEN
    DERECHO A CRITICARLO.

    Llevaba MESES sin decir PIO sobre las narco-valijas, sin embargo hoy lo menciona solo para APROVECHARSE del ERROR del radiodifusor Rosero (cuesta creer tanta ingenuidad en alguien que ha hecho radio por tanto tiempo, se nota a leguas que no se preparo para hacer la entrevista, mal, muy mal!). Menciona como un detalle sin importancia el PLAGIO del reglamento
    de uso de la valija, copiado de la cancilleria Peruana. Como era de esperarse ha defendido con todo al narciller, confirman que la Policia verifico que el cargamento de salida no llevaba droga, su teoria es que “algun delincuente” (porsupuesto no sera el amigo de Pierina y care-cuy delgado) dejo caer las ocho cajas de cocaina en el trayecto, la tienen dificil, estan tratando de desvincular a los funcionarios publicos e incriminar solo a quienes transportaron la valija, algo muy dificil de creer, veremos si logran hacer lo mismo que hicieron en el caso del ex-fiscal Pesantez.

    El que pide informacion veraz, oportuna y verificada, quien se pasa INSULTANDO a los medios de comunicacion porque segun el son mentirosos, ahora nos dice que quienes van a protestar en Miami el 8 de Marzo en su contra son: TORTURADORES de LFC, PROFUGOS DE LA JUSTICIA o QUIENES REALIZARON EL FERIADO BANCARIO, es decir si protestas en su contra en Miami es imposible que seas un ciudadano honesto comun y corriente, eres de una u otra forma un mal hechor.  Invita ademas, esta vez a los ecuatorianos en NY afines al gobierno a hacer una contra marcha el 8 de Marzo PARA DEMOSTRARNOS QUIEN MANDA EN EL ECUADOR.
    Este es el conciliador discurso de aquel que “NO TIENE ODIO” en su corazon.

    Juzguen por ustedes mismos.

  2. ¿que piensas? Correa no es Gutierrez, ni ninguno de los agacha cabezas que hemos tenido de Presidente.
    Muy pronto esa CIDH tendrá que responder por sus intromisiones en asuntos interno de nuestro país, y por ser únicamente vocera de potencias hegemónicas, de la cual defienden sus intereses.

    •  Tienes toda la razón cohimo nadie se parece al Rata-el, por que nadie es tan desquiciado para destruir un país para satifacer su ego. Y quizás el no tenga tanta culpa ya que existen tarados que aplauden todas las estupideces de un demente.

    •  Tienes toda la razón cohimo nadie se parece al Rata-el, por que nadie es tan desquiciado para destruir un país para satifacer su ego. Y quizás el no tenga tanta culpa ya que existen tarados que aplauden todas las estupideces de un demente.

    • Gracias por el comentario. Te sugiero leer un poco la jurisprudencia de la CIDH y los instrumentos internacionales ratificados por el Ecuador (como la Carta Democratica de la OEA y el Pacto de San José). En todo caso gracias por el Comentario. 
      Miguel Molina Díaz

  3. Buen analisis,

    Lo grave, es que el mal esta hecho, rectificar la imagen internacional costara mucho al pais, actualmente el apoyo a la libia y a la siria dejan muchas interrogantes, cuando vemos por los canales internacionales que un loco ataca con toda la fuerza militar a su pueblo, se cuentan por miles los muertos en siria.

    Turquia un intento mas de conseguir apertura comercial, sera que busca plata para el futbol de Emelec ?

    Yo no soy experto Turco, lo que si se es que la Union Europea no les ha dejado entrar al grupo y los paises de la union mediterranea funciona parecido al ALBA, las concluciones son elocuentes

    mi pregunta es simple, cuando despiertas Ecuador del letargo mundo de morfeo?

  4. felicitaciones, excelente editorial. continue escribiendo Miguel

Los comentarios están cerrados.