Ecuador. lunes 11 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Gracias, Bonil

Marlon Puertas
Guayaquil, Ecuador

En el juego del gato y el ratón, el ratón siempre tiene las de ganar y el gato queda como un tonto. En el chiste de la hormiga y el elefante, el favoritismo se lo lleva el pequeño insecto y eso que hay elefantes tiernos que invitan a la solidaridad. Dumbo hasta me hizo llorar. Pero también existen mastodontes torpes y con bajos instintos, tan bajos que no tienen ninguna contemplación en aplastar con toda su fuerza a los más débiles. A esas bestias hay que tenerles cuidado.

Marlon Puertas
Guayaquil, Ecuador


Publicidad

En el juego del gato y el ratón, el ratón siempre tiene las de ganar y el gato queda como un tonto. En el chiste de la hormiga y el elefante, el favoritismo se lo lleva el pequeño insecto y eso que hay elefantes tiernos que invitan a la solidaridad. Dumbo hasta me hizo llorar. Pero también existen mastodontes torpes y con bajos instintos, tan bajos que no tienen ninguna contemplación en aplastar con toda su fuerza a los más débiles.  A esas bestias hay que tenerles cuidado.

En el juego del político y el ciudadano, el político tiene las de ganar. Agarrado en el poder y apuntalado con unos cuantos votos, se cree con la potestad suficiente para imponer siempre lo que él quiere. Si cree que alguien merece un castigo porque no siguió los patrones de conducta que sigue la mayoría, hará todo lo necesario para darle una lección. Una lección de fuerza, literalmente. Con la ventaja, signo de los tiempos, de que esa fuerza ahora se arropa con la ley. Bendita ley. La norma que antes amparaba los derechos de los ciudadanos, ahora sirve al poder para atropellar a esos mismos ciudadanos que antes cuidaba. Le llaman revolución, pero en realidad es un sistema perverso que no deja espacios para hablar. Le apaga los micrófonos a los disonantes, le arrebata los parlantes a los que no siguen el coro. Y castiga a quienes, pese a todo eso, hacen oír su voz.

Es que las voces altaneras son tan difíciles de controlar. Pruébenlo con sus propios hijos.  No digamos con seres rebeldes, independientes, difíciles de domar y, a fin de cuentas, sin ningún compromiso de aceptar con mansedumbre el sometimiento.  Las cosas son como son y ninguna ley o autoridad, por más poderosa que sea, podrá cambiar el pensamiento distinto que generan hechos tan controversiales como abusivos.  Y si ese pensamiento recurre a las armas del ingenio y el talento, nunca la fuerza bruta podrá vencer.

La diferencia entre un político y un rebelde está en la libertad. El político, pobrecito, no es libre, está preso, condenado a que sus actos siempre respondan a un interés determinado y sus pasos no pueden ir más allá de lo que su triste realidad le impone. El mayor interés de ellos, pobrecitos, es mantener su poder, a como dé lugar. El rebelde puede jugar con sus sueños, apostar a lo imposible, vencer con sus ideas al invencible.

Bonil le ha visto las costuras a la revolución y se las seguirá viendo, de eso podemos estar seguros, porque es uno de esos rebeldes modernos, finos,  que no necesita levantar la voz para que sus mensajes revienten los oídos a los abusivos. Por más que ahora intenten decir que ha recibido su escarmiento, la realidad es que la medicina que le aplicaron resultó peor que su enfermedad, porque esa enfermedad no tiene cura y más bien se alimenta de cada paso en falso que dan los protagonistas de sus trazos. Esa enfermedad que padece Bonil se llama humor y quienes somos especialistas en el asunto, lo desahuciamos por completo y sabemos que morirá con eso. Con una sonrisa en su rostro, que ni todas las multas que le pongan se la podrán quitar.

* El texto de Marlon Puertas ha sido publicado originalmente en el diario HOY.