Ecuador. jueves 14 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

¿Revolución Speedy Gonzales?

Betty Escobar
Nueva York, Estados Unidos

¿Recuerdan a Speedy Gonzales, aquel ratoncito de sombrero grande que corría velozmente y gritaba: “Arriba, arriba, ándale, ándale”? Pues, bueno, en estos últimos días la revolución ciudadana se me ha parecido mucho a él. ¿Se han dado cuenta de lo rápido que está “avanzando” este año?

Bettty Escobar

Betty Escobar
Nueva York, Estados Unidos


Publicidad

¿Recuerdan a Speedy Gonzales, aquel ratoncito de sombrero grande que corría velozmente y gritaba: “Arriba, arriba, ándale, ándale”? Pues, bueno, en estos últimos días la revolución ciudadana se me ha parecido mucho a él. ¿Se han dado cuenta de lo rápido que está “avanzando” este año?

El sábado 4 de enero, Xavier Bonilla, Bonil, por hacer una caricatura sobre el allanamiento a la vivienda de Fernando Villavicencio, fue llamado por “aquel” como: sicario de tinta, cobarde, enfermo de odio. El 6 de enero, Carlos Ochoa, presidente de la Supercom se apresura enviando carta a EL UNIVERSO pidiendo original de caricatura y explicación de la misma. El 21 de enero un informe de la entidad indica que la caricatura de Bonil “deslegitima la acción de la autoridad y apoya a la agitación social”. El 28 de enero, Bonil asistió a una audiencia ante la Supercom, que más bien pareció llamado al paredón. Y el 31 de enero se conoció la resolución de la entidad: multó a EL UNIVERSO con el 2% de sus ingresos del último trimestre y dio tres días a Bonil para rectificar. Sí, pienso igual que usted: ¡atroz!

¿Seguimos? El 6 de enero, un diario oficialista publica una nota donde involucra a Martha Roldós, Juan Carlos Calderón y Christian Zurita en un plan para desestabilizar al Gobierno. No solo era grave la acusación sino que para “probarla” hackearon la cuenta de correos electrónicos de Roldós. El 11 de enero llegó la sabatina con los “respectivos” insultos. Luego, por si fuera poco, del 13 al 15 de enero un canal de TV (también oficialista) transmitió tres reportajes titulados: ‘Los tentáculos de la CIA en Ecuador’, donde por supuesto seguían acusando a Martha y a los demás periodistas. ‘¿Linchamiento mediático’ en combo? ¡Cuánta mala fe!

Y mientras estas cosas sucedían… “alguien” seguía censurando cuanto video incómodo encontraba en internet. Ustedes saben, incómodo para “quien”. La que parece hacer “esos trabajitos” es una empresa española de la que se sabe casi nada. Hasta yo fui víctima de esa censura. El 13 de enero fue removida de mi cuenta de YouTube una entrevista que CNN en español le hizo a Janet Hinostroza. En la explicación que me dieron decía que un canal público de Ecuador había reclamado por “derechos de autor” de algunas tomas en esa nota. ¿Pero un canal público no es eso? ¡Público! Me pregunto si han contactado ya directamente a canales como CNN en español para hacerles saber que hay –ciertas tomas– que no pueden usar. O a Univisión, que hizo un reportaje hace pocos días sobre los chats entre Pedro Delgado y el fiscal Chiriboga y también usó “ciertas” imágenes que pudieran ser censuradas. El último documento que desapareció de la web fue la carta abierta a Viviana Bonilla escrita por Ricardo Flores.

El 14 de enero se ratificó la condena de 18 meses de cárcel para Cléver Jiménez, Fernando Villavicencio y Figueroa por injurias.

No podemos olvidar el capítulo de los médicos que estuvieron enfrentados al Gobierno por el COIP, que por cierto fue ya aprobado en la Asamblea el 28 de enero y entrará en vigencia en seis meses. Reclamaban por el art. 146, que sanciona la mala práctica profesional con penas de entre 3 y 5 años de prisión si la muerte es por acciones “innecesarias, peligrosas e ilegítimas”. El Gobierno dijo que no “aceptaba chantajes” de nadie y advirtió que había miles de profesionales extranjeros dispuestos a venir a trabajar a Ecuador. Los médicos marcharon en Quito el 27 de enero, y como vimos, no fueron solo cuatro pelagatos y anunciaban una marcha a nivel nacional, pero el 30 de enero se reunieron con el Gobierno y llegaron a un acuerdo que consiste en que la Corte Nacional de Justicia aclare el tercer inciso del artículo 146.

Y para finalizar (eso que no escribí sobre las últimas acciones del ente electoral verde, ese que dice ser transparente y construir democracia…), el 27 de enero Fundamedios anuncia que ahora pertenece a la Secom. ¿La entidad que les ha dedicado infinitas cadenas para atacarlos ahora los controla? ¿Se imaginan eso? ¿Fundamedios de la Secom? ¡Es un sacrilegio, es como que Caperucita Roja se case con el lobo feroz! ¡Peor que eso!

Discúlpenme tanto detalle con las fechas, pero necesitaba hacerles ver que todos estos hechos sucedieron solo en el pasado mes de enero. ¿No les parece demasiado? Tengo varias teorías. Una, que tal vez sea solo coincidencia… pero coincidencias en la revolución no creo que existan. Dos, que tal vez están desde el poder actuando “más activamente” y al mismo tiempo, para confundirnos, marearnos y que no podamos reaccionar ni denunciar. Tres, están en camino las elecciones municipales y… uy, no quiero ni escribir lo que estoy pensando, mejor paso al siguiente punto. Cuatro, que se viene algo grande, una verdadera bomba y nos están preparando, algo así como anestesiándonos con tanto “evento” por aquí y por allá que de repente cuando ni nos demos cuenta… ¡zas!

¿Qué creen ustedes? ¿Habrá que esperar a ver cómo se viene el resto del año? ¿Será todo solo imaginación mía o será tal vez que Speedy Gonzales fue ya contratado por la Revolución Ciudadana?

* El texto de Betty Escobar ha sido publicado originalmente en el diario El Universo.