Ecuador. domingo 10 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Modernización de las Fuerzas Armadas

Alberto Molina
Quito, Ecuador

El presidente Correa  ha anunciado que las Fuerzas Armadas entrarán en un proceso de modernización. Toda institución requiere ponerse a tono con los signos de los tiempos; las nuevas tecnologías, armamentos sofisticados, nuevas amenazas, nuevos escenarios, etc., exigen cambios cualitativos y cuantitativos dentro de las Fuerzas Armadas.

Alberto Molina

Alberto Molina
Quito, Ecuador


Publicidad

El presidente Correa  ha anunciado que las Fuerzas Armadas entrarán en un proceso de modernización. Toda institución requiere ponerse a tono con los signos de los tiempos; las nuevas tecnologías, armamentos sofisticados, nuevas amenazas, nuevos escenarios, etc., exigen cambios cualitativos y cuantitativos dentro de las Fuerzas Armadas.

Con seguridad se habrán hecho estudios prolijos que le permiten al Presidente anunciar al país la reducción de 42.000 a 34.500 uniformados, en un proceso paulatino que durará  hasta el año 2025; igualmente, que el número de unidades, 430 según él, serán reducidas y que “pasarán a estar estratégicamente ubicadas y equipadas”; estas decisiones estarán respaldadas por un estudio detallado que, con seguridad, le habrán presentado los mando militares.

Asimismo, que el servicio militar será de 6 meses y que de 16.000 conscriptos se reducirá a 10 mil. Que se crearán normativas como permisos de trabajo y que luego de terminar el servicio militar, los ciudadanos pasarán a la reserva durante 5 años. Pareciera que lo anunciado por el Presidente fuera algo novedoso y que jamás ha existido; suficiente con revisar la Ley de Servicio Militar Obligatorio de 1994 y su Reglamento para constatar que ahí ya estaba señalado lo referente a los ciudadanos que habiendo estado trabajando a la fecha de acuartelamiento, al finalizar el servicio militar deben volver a sus puestos de trabajo, igual que las reservas, durarán 5 años; lo mismo sobre el reentrenamiento de las reservas y la obligación de los patronos para que les otorgue el respectivo permiso del trabajo. Total, nada nuevo bajo el sol.

De acuerdo con la Constitución vigente, el servicio militar es voluntario y dura 1 año; los ciudadanos, normalmente de los estratos más pobres, acuden al acuartelamiento, unos por vocación, con la aspiración de seguir la carrera militar, y otros como una alternativa a la falta de trabajo. Estos ciudadanos, quienes han recibido un riguroso entrenamiento militar en  estricta disciplina y se les ha inculcado el amor a la patria dentro de un marco moral, espiritual y cívico, serían los más idóneos para incorporarse  a las Entidades Complementarias de Seguridad, es decir: al Cuerpo de Vigilancia Aduanera, Cuerpo de Vigilancia de la Comisión de Tránsito del Ecuador, Cuerpo de Seguridad Penitenciaria y Guardia Nacional Ambiental.

Con motivo de los cambios en la cúpula militar, el presidente señaló: “Antes de nuestro gobierno, nunca los Jefes del Comando Conjunto terminaron sus dos años de ley”.  El General Héctor Camacho duró un poco más de un año como Jefe del Comando Conjunto de este gobierno; el General Alfonso Alarcón y los Almirantes Hugo Unda y Miguel Saona estuvieron 2 años como Jefes del Comando Conjunto en gobiernos antes de Correa. Vale la pena señalar que en los 7 años de este gobierno hemos tenido seis Ministros de Defensa y siete Comandantes del Ejército.