Ecuador. martes 12 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Nuestro presente

Betty Escobar
Nueva York, Estados Unidos

“Rechazamos rotundamente las declaraciones del ministro del Interior y del de Educación, de que somos jóvenes manipulados y sin propuestas.

Bettty Escobar

Betty Escobar
Nueva York, Estados Unidos


Publicidad

“Rechazamos rotundamente las declaraciones del ministro del Interior y del de Educación, de que somos jóvenes manipulados y sin propuestas. Nos movilizamos por nuestros derechos”, Mauricio Chiluisa, presidente de la Federación de Estudiantes Secundarios del Ecuador (FESE). Según Chiluisa, cientos fueron arrestados el #17S y durante los dos días siguientes al de la marcha. Hasta el momento de escribir este artículo, aún permanecían 53 personas detenidas, de las cuales 37 son estudiantes (del colegio Mejía de Quito).

El miércoles #17S, sindicatos, indígenas y estudiantes marcharon en contra de las políticas del Gobierno. La protesta pacífica es un derecho de todo ciudadano pero, al parecer, para las autoridades solo es así cuando son sus aliados quienes salen a marchar a favor de ellos. Los que no están de acuerdo con el Gobierno, y osan salir a las calles, son tachados de tirapiedras y desestabilizadores.

No sé cómo lo perciban ustedes, pero yo siento que no hay una puerta abierta para el diálogo. Si todos estuvieran tan felices con el “buen vivir” de la revolución ciudadana, no habría marchas, ni críticas, ni exigencias. Pero las hay y eso debe ser respetado y, sobre todo, analizado. Ya ha pasado mucho tiempo sin escuchar a los mandantes. Es verdad que algunos aún tienen miedo de expresarse porque se ha criminalizado tanto la protesta pacífica que ya la miran como algo malo, pero el #17S pudimos ver cómo muchos, muchísimos, dejaron ese miedo a un lado e hicieron prevalecer sus derechos y libertades, a pesar de la represión.

Se ha dicho que las marchas son solo intentos de desestabilizar. Pero ¿por qué ignorar las verdaderas razones? Mauricio Chiluisa (FESE) dijo: “Le invito al presidente a que viva con 342 dólares mensuales y ahí se dará cuenta por qué son las movilizaciones de los estudiantes”. Escuché atentamente el resto de cosas a las que se refirió Chiluisa y para ser un joven de tan solo 18 años no me pareció un “tirapiedras”, ni una bala perdida en el aire. Al contrario, me pareció contundente, claro en sus ideas y con muchas ganas de ser escuchado. Tal vez es momento de prestar más atención a los jóvenes, no hay que hacerse de oídos sordos, no hay que esperar a que una tormenta se convierta en huracán.

Nadie quiere violencia, pero asimismo nadie quiere provocaciones. En las redes sociales circulan videos de YouTube en los que se ve cómo la Policía confronta a estudiantes y los golpea. Yo no estoy negando el hecho de que algunos hayan podido actuar mal ese día, pero la Policía no puede generalizar y asumir que todo estudiante que estaba en la protesta iba a atacarlos. Luego, las autoridades salen solo a defender a los suyos y no hay cabida para errores hasta que se les demuestra lo contrario. Es necesario ver siempre los dos lados de la moneda.

Sucedió antes con los jóvenes del #Yasuní y ahora con los del #17S. Espero no volver a ver policías golpeando con tolete en mano a estudiantes. Es realmente triste ver cómo las autoridades reprimen a estos jóvenes que, creo yo, no son más solo el futuro del país, porque han demostrado ya… también ser nuestro presente.