Ecuador. miércoles 13 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

¿Por qué calló Chiriboga?

Eduardo Carmigniani
Guayaquil, Ecuador

Hay (al menos) un capítulo en la investigación penal de la historia entre el exministro Alecksey Mosquera y Odebrecht, que el exfiscal Galo Chiriboga se lo quedó calladito, se fue sin contarlo, cuando renunció anticipadamente a sus funciones la semana del 8 de mayo de 2017.

No se trata de un asunto menor. Se trata de la real fecha en que se habría entregado aquel millón de dólares que, según la versión de Rodrigo Tacla, exabogado de Odebrecht, habría terminado camuflado tras unas empresas “offshore” con cuentas en Andorra, teniendo como beneficiario final a Alecksey Mosquera.


Publicidad

Inicialmente la Fiscalía informó, en boletín del 22 de abril de 2017, que la entrega habría sido hecha en 2011, cuando Mosquera ya no era ministro de Electricidad. Pero ahora se sabe que fue durante 2008, cuando sí lo era. Menudo detalle.

Que la entrega fue durante 2008 está claramente revelado en un informe elaborado por la policía de Andorra, país del banco que manejó los fondos. Ese informe llegó a la Fiscalía por correo electrónico el 27 de abril de 2017, cuando Chiriboga aún ejercía como fiscal general. Sobre esa fecha no hay discrepancia: la reconocen tanto el fiscal hoy a cargo del caso, doctor Salazar, como el propio abogado de Mosquera, en documento público que forma parte del proceso judicial respectivo.

Que el exfiscal Chiriboga al menos debía conocer la llegada del susodicho informe es apenas obviedad, pues eso sucedió casi dos semanas antes de que deje el cargo. Que su conveniente silencio contribuyó a construir la deleznable cortina de humo de que el pago habría sido solo un inocente “acuerdo entre privados”, del que solo cabría hacer cuestionamientos de orden tributario, también es obviedad, más allá de que conceptualmente el pago de una coima bien puede ser posterior al cese de funciones del funcionario ladrón, si hay recepción aplazada de promesas aceptadas durante el ejercicio del cargo.

¿Por qué calló Chiriboga y dejó el puesto antes de que termine su período? Francamente aún no lo sé. Lo que sí sé, es que igual se sabrá.

Saludos desde Madrid.