Ecuador. martes 12 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Michael Ying: un cuento chino

José Francisco Acosta Zavala
Guayaquil, Ecuador

La instrucción fiscal del caso de asociación ilícita de la Constructora Odebrecht ha finalizado y estamos a días de conocer si el Vicepresidente de la República sin funciones, Jorge Glas Espinel, irá o no a juicio.

En el expediente existen importantes indicios que involucrarían la participación del segundo mandatario en el esquema corrupto; sin embargo, es necesario referirnos a un asunto que la fiscalía ha obviado.


Publicidad

Nos referimos al “cuento chino” de Ricardo Rivera y sus socios comerciales, respecto a la participación de Michael Ying dentro de la trama de corrupción. Son ellos quienes a través de sus inverosímiles versiones y cuestionables documentos, los que dan forma a este personaje. Según el tío del Vicepresidente, el empresario chino le fue presentado en 2010 por un conocido abogado guayaquileño. Lastimosamente, hoy es imposible contrastar dicha alegación, dado que quien supuestamente intermedió en dicha relación falleció hace más de tres años. Por otro lado, a pesar de que su identidad es un misterio, existen ciertos datos por los cuales podemos asumir que el asiático es un “sagaz negociador”, pues por el supuesto intercambio de un par de comunicaciones pudo concretar una operación de treinta millones de dólares para la implementación del proyecto de cable submarino de fibra óptica manejado por una importante holding de telecomunicaciones ecuatoriana, esto, sin dar la cara en ninguna ocasión. Recordemos que fue por este presunto negocio que Rivera recibió 5.8 millones de dólares en “cortesías”. Además, en el inusitado contrato no hay ni documento de identidad ni certificación que demuestre la verdadera representación de Ying sobre la compañía marshalés Glory International Industry Co. Ltd. Sí, la misma sociedad que según José Conceição Santos, delator de Odebrecht, recibió 5.8 millones de dólares por sobornos a favor Rivera.

Indagar la verdadera participación –e inclusive, existencia– de Ying en la trama de corrupción era una labor relevante por parte la fiscalía previo al cierre de la instrucción. ¿Por qué es tan importante? Porque ha sido utilizado por Rivera y sus socios comerciales para expeler cualquier responsabilidad sobre sus actos.

Veamos:

¿Quien negoció el contrato de 30 millones de dólares con el holding de telecomunicaciones?
–Michael Ying.

–¿Quién firmó el contrato?
–Michael Ying.

¿Quién dirigía la compañía Glory International Industry Co. Ltd.?
–Michael Ying.

¿Quien recibió los sobornos de Odebrecht?
–Michael Ying.

No hay duda que existe voluntad política en la lucha contra la corrupción, pero no solo carecemos de un marco jurídico adecuado para combatirla, sino de personal experimentado que no espere que la información les llegue en sobre cerrado de Brasil o Estados Unidos para actuar. En definitiva, necesitamos funcionarios que “no coman cuento”.