Ecuador. miércoles 13 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Ordenan detención de 9 acusados de crímenes de lesa humanidad

QUITO, 1 oct.- La magistrada Lucy Blacio, que enjuicia el primer caso de crímenes de lesa humanidad que llega a los tribunales en Ecuador, aceptó hoy la solicitud de prisión preventiva para tres de los diez imputados, planteada por la Fiscalía, y decretó también arresto domiciliario para otros seis.


Publicidad

El sitio oficial Andes ha identificado a los acusados con orden de prisión preventiva como los generales en servicio pasivo Luis E. P, Edgar V. y Fernando R.

La jueza descartó el arresto domiciliario para el séptimo imputado para quien el Ministerio Público pidió esta medida, debido a su estado de salud, y lo sustituyó por la prohibición de abandonar el país.

Se juzga a nueve militares y a un policía, todos en situación de servicio pasivo, acusados de delitos de tortura, violencia sexual y desaparición forzada.

Los acusadores son Luis Vaca, Susana Cajas y Javier Jarrín, fueron detenidas a mediados de la década de los ochenta, acusadas de tener vínculos con el grupo subversivo Alfaro Vive Carajo (AVC), durante el Gobierno del fallecido expresidente León Febres Cordero.

Según el sitio oficial Andes, Susana Cajas y Javier Jarrín permanecieron 15 días en calabozos militares, en los que sufrieron torturas y ataques sexuales, y después los abandonaron en un terreno baldío. Enseguida, un patrullero de la Policía los halló en el lugar y los trasladaron al Servicio de Investigación Criminal, donde dicen que nuevamente fueron sometidos a agresiones físicas. Ambos ingresaron a la prisión regular y permanecieron casi un año acusados de militar en la guerrilla de Alfaro Vive Carajo.

Actualmente Susana Cajas milita en el oficialista movimiento PAIS y fue candidata a asambleísta en las elecciones de febrero de 2013 por ese partido.

Según la Comisión de la Verdad, Luis Vaca estuvo “detenido y desaparecido por casi tres años”, lapso en el que habría permanecido en las mazmorras de Conocoto, e incluso, con el paso del tiempo, habrían borrado sus archivos del Registro Civil, dificultando aún más la búsqueda por parte de sus familiares o el seguimiento del caso por parte de instancias internacionales, de acuerdo al informe. Durante ese tiempo, el hombre dice que intentó suicidarse para evitar las torturas.

En la sala estuvo presente el canciller ecuatoriano, Ricardo Patiño, así como varias personas con pañuelos al cuello con la leyenda ‘Alfaro Vive’. Asistieron también el ministro de Justicia, Lenin Lara, los asambleístas de PAIS Soledad Buendía, Virgilio Hernández, Miguel Carvajal y Fernando Bustamante. También defensores de los derechos humanos como Elsie Monge y Pedro Restrepo.

A la audiencia asistió como testigo la fiscal general de Venezuela, Luisa Ortega; un representante del Alto Comisionado de los Derechos Humaos de la ONU, Guillermo Fernández; y un delegado de la Corte Nacional de Justicia de Panamá. Los fiscales de Perú y Argentina, cuya presencia había sido anunciada por el Fiscal General Galo Chiriboga, no llegaron.

Vídeo relacionado

http://www.youtube.com/watch?v=gHbTV2tks8M