Ecuador. domingo 17 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Maduro dice a opositores que “van a pagar” por su plan de desestabilización

Caracas, 22 oct (EFE).- El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, advirtió hoy a dirigentes de la oposición que “van a pagar” la supuesta campaña de desestabilización que llevan a cabo contra el país, tras tildarlos de “vendepatrias” y de “burgueses parasitarios”.


Publicidad

“Los combatiré, siempre los combatiré. Y prepárense, porque el mal que le han hecho al pueblo, acaparando los productos, saboteando la producción, especulando. El mal que le han hecho al pueblo, no va a haber arrepentimiento, la van a pagar”, dijo durante un acto público en el estado de Monagas (oriente).

Maduro llamó a sus seguidores a apoyarlo en una “ofensiva profunda” que prometió convocar para “dar una respuesta total a este plan de sabotaje económico” y sostuvo además que las Fuerzas Armadas “están firmes como siempre” con el legado del fallecido presidente Hugo Chávez.

Sin mencionarlos por su nombre, Maduro se refirió a un grupo de opositores a los que calificó como “una trilogía de pelucones, vendepatrias, burgueses parasitarios (…) la trilogía del mal” y a los que acusó de ser parte de un grupo que denominó “BMW: Burgueses Mandados por Washington”.

Ya la semana pasada, el mandatario había dicho que el dirigente opositor Leopoldo López tiene “una celda pulidita” y que “es cuestión de tiempo” que la ocupe.

Maduro ha dicho que López forma parte de una “trilogía del mal” junto con el líder de la oposición Henrique Capriles y la diputada María Corina Machado.

También los ha acusado de integrar una presunta campaña para generar focos de desabastecimiento de bienes de consumo masivo como los que sufre actualmente la economía.

La oposición ha respondido diciendo que el chavismo persigue a la disidencia y ha responsabilizado a la política económica del Gobierno por los problemas de abastecimiento. EFE