Ecuador. viernes 15 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Protestas y violenta represión en Caracas

Más de un millar de personas acompañaron hoy a la oposición en una marcha por el este de Caracas convocada en apoyo de los estudiantes detenidos en Venezuela desde el inicio de las protestas en febrero pasado así como de las muestras de descontento pacíficas en el país.

Más de un millar de personas acompañaron hoy a la oposición en una marcha por el este de Caracas convocada en apoyo de los estudiantes detenidos en Venezuela desde el inicio de las protestas en febrero pasado así como de las muestras de descontento pacíficas en el país.


Publicidad

“Hemos venido haciendo un llamado a la calle, un llamado pacífico no violento, que se mantenga, que entremos en conciencia de todo lo que ha sucedido en estos casi tres meses de persecución, de represión contra estudiantes, contra la sociedad civil”, declaró a periodistas el dirigente de Voluntad Popular (VP), Antonio Rivero.

Rivero, contra el que pesa una orden de captura y que el Gobierno busca desde hace semanas, se solidarizó con los estudiantes que protestan contra el Gobierno desde febrero e hizo un llamado “a mantenerse firmes en la resistencia”.

Venezuela vive desde el pasado 12 de febrero una serie de protestas antigubernamentales encabezadas por la oposición y grupos de estudiantes, que en ocasiones se han vuelto violentas, y que dejan a día de hoy un saldo de 42 muertos, cerca de 800 heridos y cientos de detenidos.

“La calle es y seguirá siendo el terreno donde nosotros seguiremos clamando la libertad de Venezuela”, afirmó sobre la intención estudiantil de mantener la protesta pacífica la coordinadora del Frente Universitario de VP, Gaby Arellano.

La marcha terminó frente a la sede de la ONU en Caracas, lugar donde se mantenía hasta este jueves el principal campamento de protesta antigubernamental y que fue desmantelado ese día, junto con otras tres acampadas en la capital, por fuerzas de seguridad en una actuación en la que 243 personas fueron detenidas.

El Ejecutivo venezolano defiende que estos campamentos eran lugar de escondite para los violentos que han estado atacando a los cuerpos de seguridad, vehículos y mobiliario público, además de montar “guarimba” (barricadas) desde el pasado febrero.

El ministro de Interior, Miguel Rodríguez, declaró poco después del operativo que en este lugar se incautaron “drogas, armas, explosivos, morteros” y señaló a Lilian Tintori, esposa del líder de VP, Leopoldo López, preso desde el 18 de febrero acusado por los incidentes violentos tras una marcha pacífica seis días antes, de “llevar cosas” y estar “pendiente de la logística” del lugar.

Tintori introdujo ayer una denuncia en la Fiscalía contra el titular de Interior “por acoso y violencia psicológica” ya que, afirmó hoy a periodistas poco antes de comenzar la marcha, estas acusaciones le han causado “problemas familiares”.

“Yo en la única logística que estoy encargada es en luchar por la democracia de mi país y por visitar a Leopoldo López en (la cárcel de) Ramo Verde y atender y criar a mis niñitos”, sostuvo.

Tras cantar el himno venezolano, la marcha fue desconvocada, momento en el que un grupo de personas se dirigió a la cercana plaza Altamira donde trató de cerrar el tráfico con barricadas durante cerca de una hora, cuando fueron dispersados con bombas lacrimógenas rápidamente por la Policía Nacional Bolivariana. EFE