Ecuador. Sábado 27 de Mayo de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Fabricantes de alimentos dicen que impuestos harán perder más de tres mil empleos

Fotografía: Alberto Romo / Asamblea Nacional

La Asociación Nacional de Fabricantes de Alimentos y Bebidas, ANFAB, ha solicitado al presidente de la República el veto de los nuevos impuestos contenidos en la Ley Orgánica para el Equilibrio de las Finanzas Públicas, aprobadas el martes por la Asamblea Nacional.

En un comunicado emitido en las últimas horas, los miembros de la ANFAB, dice estar “conscientes de que en la actual situación del país todos estamos obligados a contribuir con amplitud y generosidad para auxiliar a las víctimas y reconstruir ciudades y pueblos destruidos; sin embargo, instamos a que las medidas que se adopten no tengan los efectos contraproducentes que causará el impuesto a las bebidas gaseosas y azucaradas”.

“Este impuesto, aprobado por la Asamblea Nacional, causará grave daño a la producción y al empleo; razón por la cual ANFAB reitera su oposición a esas normas y solicita al señor Presidente de la República el veto correspondiente“, exponen y argumentan que “los análisis técnicos demuestran que se perderán más de 1.700 puestos de trabajo en la agricultura de la caña de azúcar y en la industria azucarera; 1.400 puestos en las embotelladoras y más de 12.000 pequeñas tiendas podrían cerrar porque el 60 % de su negocio gira en torno a estos productos”.

“Los cambios introducidos en el cálculo del impuesto no tocan el fondo del problema, más bien lo dejan intacto”.

La ANFAB dice respetar “los argumentos de cuidado de la salud con los que se pretende sustentar el proyecto”, pero consideran que estos “no consideran las últimas Encuestas del Ministerio de Salud, según las cuales el aporte de azúcar a las calorías que consumen los ecuatorianos es el 5 % del total y el aporte de bebidas gaseosas a los carbohidratos consumidos es del 2,9 %. En otras palabras, los problemas esenciales de nutrición y dieta no radican en las gaseosas”.

El 7 de abril, el vicepresidente de Cervecería Nacional de Asuntos Corporativos, Carlos Vinicio Troncoso Garrido, en una comparecencia ante la Comisión de Régimen Económico y Tributario,  indicó su preocupación por la producción de Pony Malta en el país, ya que la misma bebida se produce en Colombia a menor precio, dada la devaluación del peso colombiano. Señaló que si se aprueban los impuestos no habría viabilidad de producir Pony Malta en el país. Si se llegara a cerrar Pony Malta, se perderían 450 empleos.

Se estima que el impuesto a la cerveza afectaría de manera indirecta a siete mil empleos, y podría ocasionar el cierre de siete mil tiendas. Se estima que la cerveza representa el 30% del ingreso de la tienda típica, por lo que una disminución de ventas como consecuencia de los nuevos impuestos impactará negativamente.

Representantes de la industria cervecera sostienen que los nuevos impuestos suponen un “retroceso a la política de alcohol y de salud, que grava según el grado alcohólico”. Y argumentan que la Organización Mundial de la Salud recomienda que a menos grado alcohólico, se grave con menos impuestos, con el objeto de promover patrones de consumo de menor ingesta de alcohol.

El proyecto de ley, enviado con el carácter de urgencia en materia económica, fue enviado por el Presidente de la República, y ha sido aprobado el martes por Asamblea Nacional con 93 votos.